Minerva o Atenea 11 años es

Me pega y sabroso.  Este blog, hoy cumple una década más uno on line.  Hace unos meses cumplí 28 años, la edad que le dije a Blogger -cuando este changarro aún estaba en blogger- que tenía para que me dejara escribir a gusto mis tarugadas.

En este tiempo, me he divertido como enana y he probado cosas que ni me atreví a soñar cuando era ternurita de adolescente que se sentaba a escribir en el parque en lugar de entrar a su espantosa clase de Matemáticas IV.  Me pega saber que ya pasaron 13 años desde que entre a la preparatoria. Que mi sobrina más grande tiene un año menos que este blog.  Que se han ido personas importantes de mi vida, y ya no me duele dejarlas atrás, o allá dónde me están esperando cuando se acabe esta existencia humana.  En 2 años voy a cumplir 30 años… verga.

Mi balance de vida no va nada mal, estoy bien feliz de haberme salido con la mía en las cosas que siempre he querido hacer, hay otras en las que voy extraordinariamente lenta, especialmente en las personales, pero,  la verdad, es que soy reacia al cambio, no me gusta para nada darme cuenta que las cosas cambiaron radicalmente, termino por adaptarme pero, no, no me fascina.

Mis papás me pusieron Minerva, supongo que un nombre así de fuerte tiene un peso que me hará muy fuerte si, pero ¡Ah que bruto! Como me ha costado berrinches para adaptarme a los cambios.  Be Tronic, mi pequeña criatura va por su tercer año de operación como revista digital en Septiembre. Hace un año que no le contesto un solo mail a alguien que me enseñó mucho de la vida y de los show biz, pero que también me causo mucho daño emocional, físico y hasta económico. Osea, en resumidas cuentas lento, pero he ido adaptándome a las nuevas circunstancias.

Hay nuevos minions en la redacción de Be Tronic, me parece increíble como una pequeña variación de edad hace la diferencia entre experiencias.  Ellos no vieron en operación un monster club como el Root’s Magic Club que era como segundo hogar. Pero si les ha tocado la fiebre del festival electrónico en México. Sin contar que sus ídolos djs me parecen lamentables. Pero bueno, a mi si me ha tocado carne de calidad que ellos o bien o no han descubierto o simplemente no les va a tocar.

11 años de mi vida dedicados a escribir en este rincón de  Internet que representan:

    • 1 371 posts. Si estuvieran impresas sin problema serían más de una tesis universitaria.
    • Haber trabajado en la empresa en la que siempre quise estar al lado del que fue mi mejor amigo, maestro y el hermano mayor que la vida me puso el tiempo necesario para aprender lo que necesitaba de él: Benjamin Hernandez “B-jay”
    • Ser la fuente para un libro, no, no estoy exagerando a las pruebas me remito.Media soundPor cierto lo pueden comprar aquí. 
    • Escribir para Dj Mag México mientras existió y haber hecho entrevistas como esta, que no están ustedes para saberlo  pero es de mis trofeos de guerra más apreciados. IMG_20140819_140848 IMG_20140819_140929 (2) IMG_20140819_141045 (1)
    • Pase de ser la fan que se tomaba fotos con su dj favorito, a ser quién los entrevistara. photo_2015-08-18_01-15-48Entrevista Chus and Ceballos
    • Ver mi nombre en grande en la pantalla de los proyectos que más he querido en esta vida.

  • Recordar mi historia cada que me haga falta a través de la que fui  en mis propias palabras
  • Ayudar a crecer a mis criaturitas del señor. Más de uno ya está haciendo las suyas solo en esta viña del señor que le llaman música electrónica y en grande.

De este blog, han salido las ideas y sueños más descabellados, que alguien oportunamente me ha ayudado para hacerlo realidad.  Pero en más de una década  tengo una deuda pendiente, una fiesta en forma para celebrar la vida de este, mi proyecto más antiguo en la vida y es hora de remediarlo.

En conjunto con mis criaturas hemos creado las #BeNigths, fiestas cuyo objetivo es llevar al mundo real de la noche lo que pasa tras bambalinas en la redacción de Be Tronic, que quizá sea el proyecto más ambicioso de mi vida hasta ahora.

11902468_913321485406117_2895995536433800789_n

 

Muchas veces me han preguntado quién soy. Solo una clubber y melomana confesa. Blogger que padece seriamente de sus facultades mentales. Que ama con locura y con pasión haber sido y continuar siendo parte de la evolución de la música electrónica en México.

En 1987 nací yo, en hospital de Lindavista. Este blog también nació allí junto con muchos de los sueños que he tenido en placer de ver hacerse realidad. Falta mucho, verdaderamente muchísimo para crear una autentica escena electrónica en México, pero dentro de todo me alegra mucho saber que desde hace más de una década he puesto mi granito de´arena para construir lo que las siguientes generaciones van a poder disfrutar.

Pero mientras eso ocurre Minerva o Atenea 11 años es y a mucha honra.

Artemisa

11831764_10153607356292783_1150775651907612499_nTengo una terrible debilidad por los gatos. Desde que recuerdo siempre iba tras de la cola peluda de la gata que tenía mi abuelo. Mi primer amor fueron los ojos verdes de Jazmin, mi dictadora personal que vivió 18 peludos y gordos años. Ares, aka el marihuano, es un loco, le falta un tornillo y no tiene el menor sentido de la dignidad, pero ama como ninguno. Vive con mi abuela y le hace felices sus últimos días.  Ella le grita y él le contesta y así se la pasan día tras día.

Hace unos días mi prima tocó la puerta de mi cueva para decirme que si adoptaba a una bola de pelos envuelta en una cobija de bebé. Solo de mirarla ni titubee dije que si. ¿Por qué? Porque lo sentí nada más por eso.  La pobre vivía en un departamento con 17 gatos, quién la iba a adoptar a la mera hora se echo para atrás y no había un de vuelta a su casa, su lugar habría sido una muerte horrible en el antirrábico.

Ya pasó una semana, y esa bola de pelos cada vez está mejor, es en definitiva el gato más dulce que he tenido. No sé si es por agradecimiento o por su naturaleza, pero en verdad busca mi compañía todo el tiempo que puede. Me recuerda un poco a Jazmin, mi primer gran amor felino, pero sin la mirada de maldad y superioridad que ella tuvo.

No entiendo como alguien pudo alguna vez maltratar a la dueña de estos ojos azules que sin importar la hora buscan una caricia con un maullido tímido pero sonoro. Dicen que tú no eliges a los gatos, ellos te eligen a ti para enseñarte una lección de vida, veamos que me enseña esta que llegó justamente en una era de transición en mi vida.

 

Entre el presente y el pasado.

Por azares del Destino el miércoles tuve que atravesar Lindavista caminando con mi hermana. Como sabrán los que han leído este, su malsano blog de confianza desde hace casi 11 años, soy del norte de la ciudad, buena parte de mi adolescencia trascurrió ahí, y sobretodo en sus hospitales. Creo que desde que salí de la prepa (en 2007) no había vagado por sus calles sin que me importara el tiempo. La lluvia, el viento, y caminando por los lugares dónde me sentaba a escapar del mundo para ponerme a escribir…

Cuando este blog era un recién nacido, y mis papás me dosificaban las horas de banda ancha, casi todas las publicaciones de esa época me las sacaba de la manga mientras me escabullía de clases en el deportivo Miguel Alemán, o en la  heladería Santa Clara justo enfrente, qué ironías de la vida, estaba al pie de unos edificios de departamentos que se parecían muchísimo al de Pilares 503 en la Colonia del Valle, edificio en dónde viví.  Ahora que la pienso, seguramente por eso estaba chingue y jode que un día iba acabar viviendo en esos departamentos, por el recuerdo de esas tardes con pluma y papel en mano escribiendo cómo quería que fuera mi mundo cuando “fuera grande”.

En esa época antes, de que mi oscuro ser hubiera puesto por primera vez un pie en cualquier club, me sentaba durante horas por ahí, escuchando mi poderoso  mp3 de 256 mb (eso era mucho en 2005) colgado al cuello porque era como un collar, imaginando cómo sería una noche de clubbing de verdad con rolas  como esta de fondo.

Claro que en ese momento no me imaginé ni en mis más torcidos sueños que los protagonistas de mi primera noche de fiesta a los 17 años 11 meses y 3 días serían justamente Chus & Ceballos. Mientras caminaba por ahí, y le iba contando a mi hermana dónde me iba a esconder cada qué había que hacer mi horrible y asquerosa tarea de álgebra o mejor aún cuando intercambiaba esas tareas espantosas por las de literatura que esas si se me daban, me fui acordando de mi misma, corriendo de un lado a otro por ahí, con mis libros y otros sacados de la biblioteca, no ‘más por el puro gusto de sacarlos a orear.

De esas muchas veces que mis amigas me decían “De aquí no sales a una fiesta si no te maquillamos” y mi jeta de aléjense de mi engendros de Satanás, porque odiaba -y sigo odiando- con toda mi alma el maquillaje.

Ese primer encuentro con la noche, con la fiesta, con la música electrónica durante el Nescafest… todavía se me enchina la piel.

Ese encuentro con el plan de estudios de ciencias de la comunicación de la UNAM y el decír ¿Qué chingados hago aquí?

A partir de ese día me di cuenta que a pesar de lo mucho que me gustaba la Universidad más prestigiosa de México no tenía profesionalmente nada que ofrecerme, darme cuenta que mi camino iba ser diferente y para nada convencional. El explicárselo a mis papás y que me dijeran “estas loca”,   además de una serie de insultos y trabas que solo se las deseo a mi peor enemigo, hasta el día que vieron mi primer cheque salido justamente, de esa “música de locos”, como le dice mi abuela.

3307267716_4124eeafc1_b

Sí, pase muchas tardes por ahí, explorando sus calles, pero sobretodo a mi misma, pensando en qué iba a hacer y cómo lo iba a hacer.

¡Ah! Por supuesto, las tardes torturando al gerente y empleados de Mixup, porque no eran capaces de encontrar los discos de importación que había encargado o no encontraban los artículos promocionales que mandaban de +Mas Label junto con sus discos. Ver su cara de pinche escuincla, cada que les decía: tengo al A&R de la disquera en el celular ¿Le quieres decir quién no entregó el material?

Con solo decir eso, no sé cuantas veces mágicamente aparecían en el mostrador los boletos, gorras o cuanta pendejada venía de regalo en la compra del disco y que se querían clavar. Era maldita desde entonces, no lo podía evitar, y ahora menos.

Sí, sentir su odio por obligarlos a hacer su chamba era uno de mis pasatiempos favoritos antes de ir a clases.  Eso, y ver el atardecer desde el salón más alto de mi escuela…

Sin querer, mientras caminaba por ahí, hablando con mi hermana de cómo la crisis de identidad profesional que tiene a sus 20 a mi me pegó a los 15 cuando vi en una clase de orientación educativa lo increíblemente inútil que me iba a ser lo que en ese momento quería estudiar y desistí de hacerlo. todos esos recuerdos asolaban mi enferma y nostálgica cabecita, que , sin saber por qué, sonaban al inconfundible sello del Iberican Sound de Chus & Ceballos, llegando a mi casa, después de una larga caminata, me encuentro que el editor de Thump me dice que si me rifaba una entrevista justo con Chus & Ceballos.

La verdad, se me escurrieron las de cocodrilo, porqué desde 2005, por x o y no lo había podido volver a ver juntos. La entrevista la hice hoy, tratando de contener mis nervios, los recuerdos, y sintiéndome profundamente orgullosa de cómo su carrera y la mía siempre de alguna forma a avanzado a la par.  De aquel primer post de una niña toda emocionada por su primera fiesta, a lo que soy ahora, solo hay un escote de diferencia y una mejor redacción.

Solo he escuchado la grabación, todavía no me atrevo a transcribirla, y adaptarla para entregarla a Thump. ¿Por qué? Porque me fascina escuchar cómo la vida ha ido avanzando lo suficiente como para que me haya podido sentar frente a ellos no como fan, si no como la que los iba a entrevistar.  Me fascina escuchar como ellos también han ido avanzando y colaborando con esos que fueron sus mentores, y cómo han apoyado a la nueva generación de productores españoles.

La vida es una pequeño cumulo de maravillas y de regalos, cuando te tomas el tiempo de caminar bajo la lluvia en  Lindavista…

Update: Por si les dio curiosidad, esta es la entrevista ya publicada, la pueden leer si le dan click aquí mero. 

El soundtrack importa tanto como el argumento.

Las últimas dos semanas, la vida a través de mis amigos me ha hecho voltear a ver en mi misma cosas que parecían superadas. No le tengo miedo a la muerte, la conozco de frente y llevamos muchos años coqueteandonos la una a la otra. El conocerla, el saber cerca a la calaca me ha hecho aventarme a experiencias nada convencionales en todos los sentidos.  A final de cuentas la vida humana es un como un mandala, hermosa pero perenne. En un segundo 70, 80, o 90 años de existencia se terminan exactamente igual que cuando pasas la mano sobre un mandala hecho de gis o acerrín.

Estamos aquí para tener una serie de experiencias y aprender a superarlas. Me divierte mucho la gente que cree que va encontrar todas las respuestas en un sistema, en una religión, o en un libro. Nahhh,  la comprensión humana de lo “divino” es mucho más simple y oscuro, se trata de conocernos a nosotros mismos,  en tomar decisiones y asumir las consecuencias.

Hay quienes nunca son capaces de tomar una decisión  y van por la vida culpando al pasado y a todo aquel que se cruza en su vida por esas decisiones que toman. Y además no solo los culpan si no que van por ahí pensando siempre en lo que habría pasado si hubieran tomado otro camino.

La muerte… ¿Cómo cambia el sentido del camino que elegimos no? Fui una niña muy enfermiza, insisto la he sentido de visita tantas veces que no me da miedo, solo me hace girar drásticamente mi camino de vez en cuando. Por que si bien no le tengo miedo a ella, si al tiempo, a veces siento pánico de que no tener tiempo para vivir todas las experiencias que quiero.

Parte vital en mi, es la música. Yo sin música electrónica francamente no puedo vivir. No soporto un solo día sin que me acompañe un buen soundtrack.  Necesito que los beats acompañen mi vida, y si, también mis decisiones.   Las rolas que escuchas hablan igual o más de quién eres como tus acciones.

He visto como grandes talentos, no solo tienen en común un historial cultural, o de vida similar, suele pasar que las mentes más divertidas y sabrosas también tienen una serie de gustos musicales que dices ¡Ay guey!  Parte de la historia que dejas en el mundo tiene mucho que ver con la música que te hace vibrar la sangre en las venas. ¿Por qué? Es bien simple, igual que el resto del universo somos también vibración y nos atraen las vibraciones similares a nosotros.

Yo, personalmente, soy de de ese tipo de malas personas que juzga por el tipo de música que escuchas.  Por ejemplo, si escuchas la mayor parte de tu tiempo cosas espantosas, simples y de fácil venta, dudo mucho que tengas un amplio bagaje cultural, puede que tengas una serie de prejuicios babosos, y nunca hayas salido a explorar más allá de tu mundo nada más porque todos te dicen que no es correcto.

¿Qué crees que dice de ti la música que escuchas? ¿Qué te dice de ti a ti mismo?  Igual que una pelicula el soundtrack de nuestras vidas puede arruinar o ensalzar el peso de nuestras palabras, acciones y de lo que de verdad importa en esta vida.

Decisiones, valores, gustos, todo cuenta cuando vamos haciendo nuestro mandala personal, y cuando lo hagas, por el amor de del Dios en el que creas, acompañalo de la mejor música  que puedas, no solo esa que solo sirve como ruido de fondo.

 

De lo ligth a lo de verdad

No sé a ustedes, pero yo que soy bien víbora y me gusta mover el cascabel de mi cola mientras destilo veneno, he visto desde el boom del social media otro tipo de ligth, de repente los ñoños que amabamos cualquiera de nuestras nerdeces, y por ende las conociamos de pe a pa dejamos de ser los raritos de internet para ser los famosos -no famosos.

Es decir algunos supieron dar el brinco del blog, a los medios tradicionales, claro que en el inter, comenzaron a salir los “gurus”, una raza que según ellos son la reata, la ñonga más grande del universo que aparecieron de la nada con las tablas de la verdad -según ellos- acerca de cómo se tenía que manejar Internet.

De las primeras generaciones de bloggeros, unos se perdieron en la nube de la fama y otros más decidieron que era más divertido escribir en “face”, que en sus blogs que quedaron abandonados como otra etapa de sus vidas, dejando un vacío bien aprovechado por el wannabe nerd, el wanna be guru, y demás chingaderas de especies que quieren ser en lugar de ser. Porque no son ni verga.

La blogosfera -chale me sentí ruca ya nadie le dice así- paso de ser un nutrido ecosistema de historias y experiencias de vida, a  llenarse de posts que escribe banda que no tiene ni puta idea de lo qué está hablando. Un día, las agencias de publicidad se dieron cuenta que había un campo que no habían explotado, ese el del mundo digital, tons agarraron sus modelos arcaicos y tratan aún  de ponerlos a funcionar en esta bonita viña del señor llamada Internet.

El problema es que muchos de ellos, son wannabes, es decir, somos pero no. En esa parte de la jungla humana, hay muchos que quisieron ser pero no tuvieron lo necesario para ser. Djs que no se supieron mover para crear una carrera, escritores que no han escrito más que copys,.. no digo que no haya publicistas de corazón, y esos generalmente son los que hacen las campañas más exitosas.

Ahhh no sé, creo que se les olvidó algo muy importante, esto es un juego de seducción y normalmente para saber seducir tienes que ser muy consciente de lo que tienes para saber o inventar formas de usarlo.  Un diplomado, una maestría o un doctorado de una universidad cara, no te ayudan a sentir, y esa es la mayor bronca de la imitación de cultura del soy y no soy. Del le pongo splenda a mi café descafeínado en lugar de ponerle azúcar a mi café recién tostado. Del leo a Pablo Cohelo porque Buda se me hace muy complicado.

Si quieren seducir para empezar hay que conocer muy bien, qué y quién eres.  Y todo este choro mareador viene a raíz del nuevo vídeo Erick -eres mi perdición- Morillo  Harry Cho Cho Romero y la poderosa voz de Shawnee Taylor.

Es qué eso es muy mainstream goey.

Sí hay algo que me ha repateado el hígado desde hace no mucho es el hipster wannabe. Ese que entre 2003 y 2008 consumía exactamente los mismos productos que yo -musicalmente hablando- pero que no encajaban del todo en la tribu del mainstream. Con el tiempo construyeron su ghetto intelectual de izquierda progresista wannabe en la Condesa y la Roma. En dónde es muy fácil escuchar en cualquier esquina cosas como:

Güey es que estoy haciendo un documental sobre los djs que tocan con serato vs los que tocan con vinyl, pero obvio independiente.

Es qué a mi también me gusta Tiësto, pero  no se lo digas a nadie, que oso.

Es qué soy productor techno, ayer me bajé de torrents Pro tools para masterizar.

Soy publicista de día, pero los fines de semana soy dj en el antro qué está enfrente de mi casa.

Sí, voy al Corona Capital, claro. Obvi hay que estar ahí. ¿Qué quién toca eso es lo de menos?

Es qué soy bien geek tengo un blog desde ayer.

Y demás expresiones que cuando llevas cierto tiempo en algo dices me lleva la chingada, ¿Sabrán realmente de lo que están hablando? Para mi gusto es una tribu, qué quiere ser, sin ser. Hasta hace no mucho, antes de que a los hipsters les pusieran la etiqueta de hipsters, era muy divertido pelearte con ellos ¿Por qué? Por qué sabían exactamente de qué estaban hablando eran clavados en sus convicciones, fueran cuales fueran.

Si hablaban de libros, hablaban chingon de libros. Si hablaban de música electrónica, hablaban de música electrónica y no mamadas.  Si se iban de viaje, se iban de viaje a conocer de frente eso que les gustaba y les volvía locos.

Era un placer malsano pelearte con tu contraparte. Digo contraparte, porque la neta, yo si, publicamente acepto ser hija del mainstream. No me da ningún empacho decir que si, me gusta Tiësto y alguna vez pague por verlo, y una serie de artistas que en 2002-2006, englobaban como  “esos de la global underground”,  lease  con un tono despectivo porque les parecía muy mainstream.

No sé qué pasó, pero a partir de 2008,  el hipster, el de verdad, el que se ponía bien loco porqué había gente como yo que prefería a Darren Emerson sobre, no sé, Derrick May, comenzó a diluirse hasta crear una bebida digerida y ligth de lo que es un hipster que se respete.

Ahora no se juntan en la casa de alguien, nel, tienen sus propios antros, sus propios festivales, y además su epicentro, más bien su habitat natural.  Una que es ñoña desclosetada, pues mejor se alejó de la zona Roma- Condesa para no escuchar sus conversaciones de hueva y sin fundamento.

El problema de que esta tribu de pantalones apretados, es qué comenzó a invadir MI habitat natural. Digamos que fui al EDC el año pasado, y que estaba babeando a Axwell mientras tocaba en el mainsteage, digamos que volteo y veo una tribu wannabe hipster justo detrás de mi cagando el palo con sus comentarios que ni al caso.  ¿Qué no tienen el Corona Capital? Osea, me he perdido de bandas como Gus Gus, The Chemical Brothers o la que me ardió más Portishead para no tener que escuchar sus comentarios editoriales para que vengan a invadir mi habitat natural. Grrrr

Digamos que fuí a ver a Sebastian Ingrosso, y además de los yoloescuincles corriendo libremente por Expo Bancomer, ví a la misma pinche tribu hipster en un rincón viboreando alegremente, y ¡bailando!. ¿Osea como?  ¿No que les caga en los huevos la cultura masiva?

¡Me recargo en la pared!

Hace no mucho una amiga y yo fuimos a ver a Röyksopp al auditorio Blackberry, si, si, contra mis principios me metí al epicentro hipster por excelencia pero ver un show como este es una maravilla que bien vale la pena.

Sin contar que son uno de mis proyectos favoritos desde 2001, si 2001, antes de que sus barbudas mentecillas supieran qué se hacía música electrónica sabrosa en Noruega. Pal caso, salí entre que de malas y frustrada. Cuando eres fan de algo pos cuando lo tienes enfrente necesitas disfrutar el momento, echarte una bailada  ¿Por qué no? Pero es que rodeada de tanto wannabe diciendo que no tenían ni puta idea de a quién estaban viendo quería agarrar mi vaso de cerveza y meterselos por Detroit.

¿No sé la viven quejándose de lo popular? ¿No saben qué es Röyksopp tomando en cuenta de que ya se trata de una banda consolidada es decir mainstream? Puta madre, no entiendo nada. Lo mismo me pasó con personajes como Benjamin Diamond en el Rhodesia.

 Tampoco puedo ir a una cafeteria como el Pendulo, porqué a mi que me gustan las lecturas profundas, onda Milan Kundera, onda Murakami, onda lo que se vea más sabroso en la estantería y que no sea Best Seller,  Porque ya están por ahí hable y hable de los títulos que me gustan pero que escucharon en un audiolibro, o pendejadas por el estilo.

Sí, cuando puedo compró productos que no sean agresivos con el ambiente, tampoco soy muy fan de las corporaciones, o de como el gobierno maneja este país. Pero en cuanto veo un hipster wannabe abriendo su boca llena de dientes para opinar de algo que, vamos ha leído o vivido con encimita automáticamente se me quitan las ganas de hacer lo que hago.

Cha-le. Y lo peor, no es eso, es que muchos hipsters no pagan la entrada a los conciertos de mi habitat mainstream natural. No ni madres, siempre están mendigando cortesías.

Vamos, la neta, no solo es con los hipsters, me emputa sobremanera la gente ligth, la pose y el wanna be. ¿Son o no son? Defínanse de una chingada vez.  Sobretodo porque hay gente dañada como su servilleta que de verdad hace y dice las cosas por convicción real. No nada más porqué es cool. Que si, se  la ha rifado durante años  para conocer lo que conoce, o por hacer las cosas como las hace.

Si van  a ser algo, seanlo de verdad, y no se anden con mamadas de moda por fa.

11053283_651937604911647_1746680720764800737_n

Meditaciones de media noche Vol. 15 creo…

Paso muchas noches sin poder dormir,  no sé, por más que lo intento me atrae mucho más la vida cuando cae el sol, que mientras esta a todo lo que da.  Leyendo textos en fanpages de facebook, leyendo twits cada vez más sosos en twitter… me da cierta nostalgia de cuando escribir en un blog era mal visto y no bien cool gooooooooooooey.

¿A qué hora las estrellitas de plástico comenzaron a invadir estos terrenos fértiles? Si, la verdad, me fascina la oportunidad que acercan las tecnologías de la información a todo aquel que se atreva a tomarlas. Pero no deja de sorprenderme ¿Cómo llego tanto pendejo?  Y es que la verdad, hay muchos “famosos” cuya única gracia es leer más o menos bien lo que ellos mismos se escriben en su prompter para grabar vídeos.  Hay otros tantos que se las dan de “medios de comunicación” cuando la neta no entienden ni lo que están diciendo.

Extraño esa época en la que costaba un poco más de trabajo publicar aquello que traías en la cabeza. Así fuera una reverenda estupidez, ahora es bien fácil ponerlo en facebook sin pensar demasiado en las consecuencias.

Ayer, estaba hablando con una compañera de la prepa, y como le sorprendía que alguien “importante” -ya sea un secretario de estado o el director de una compañía- no tenían twitter, y me sorprendí contestándole que no todo el mundo aguanta el tener una vida pública on line.  Me sorprendió sobremanera que no supiera que tener una vida digital “pública” es una elección, que tiene consecuencias para bien o para mal. Consecuencias que para algunos pueden ser tremedamente serias.

¿Por qué da por hecho que todos tenemos que estar en la red?  Vamos, cuando comencé a escribir en este changarro hace ya más de 10 años estaba perfectamente consiente de los riesgos que implicaba exponer mi vida en la red. ¿Por qué no se da cuenta que también se expone al estar en facebook? ¿En twitter? O la red social de su preferencia.

¿A qué  le estamos apostando?  ¿A las publicaciones que pasan de moda pero continuarán indexadas por los siglos de los siglos amén? En Facebook sobretodo es muy fácil perderse en la inmediatez de los likes, y que la emoción te deje llevar. Si en 5 años te encuentras con tu timeline ¿Vas a estar a gusto con la persona que fuiste? Hasta ahora la red no da derecho a olvidar lo que publicaste. En 5, 10 o 15 años lo que escribiste, lo que publicaste estará ahí, y no solo a tus ojos si no a los de cualquier curioso que se pregunte quién eres.

¿Puedes con esa carga? Si la respuesta es No, mejor no publiques nada, borra tus perfiles y retirarte a un monasterio. Estar en internet, que tu nombre se pueda googlear, que casi cualquier persona sepa quién eres y que piensas. Peor aún que pensaste y que hiciste…

Extraño la época en la que en los blogs había más que tips de moda, extraño las historias cotidianas de alguien como Salvador Leal o Agustín Fest. Extraño hurgar en los pensamientos de Noesh. Extraño la sabrosura de Big Blogger o los exprimentos de metatextos. A pesar de que ahora es más fácil escribir, nos perdemos de repente en un mal de  vídeos y memes que la neta solo son sonrisas fáciles. ¿Y la carne? ¿Dónde quedó la carne de mi asador?

En 2 años y 3 meses voy a cumplir 30 años, ya aprendí a asumirlo -en parte porque tengo amigos que afortunadamente son más viejos que yo y siempre seré por lo menos 8 años más joven que ellos-, pero no sé, si algún día tengo hijos, me gustaría que leyeran historias de verdad, de corazón, no solo como las que aparecen en el timeline de facebook cada dos segundos.

Tengo nostalgia de las neuronas y los talentos de hace unos años. De aquellos que necesitaban escribir para sacar el estrés o los conflictos que había dentro de sus almas.  Extraño con toda el ama esos textos que marcaban de verdad y no solo a los gatitos de sonrisa fácil de facebook. Ahh no sé, tal vez sea que me estoy haciendo más ruca de lo que me gustaría reconocer.

Eso te ganas cuando te adelantas mucho a tu generación. Hace 10 años, yo tenía 17, y decidí que era más divertido escribir para que alguien lo leyera a qué se quedara por los siglos de los siglos en un cuaderno en el rincón de mi cuarto.

A los 17 me parecía que era mejor jugar a rockstarear en la red, que solo imaginarlo. Todavía no sé si fue una gran valentía o simplemente la estupidez adolescente. Pero la verdad, es que a los 17, aprendí lo que algunos otros están aprendiendo ahorita. Tomé lecciones avanzadas de algunas cosas, pero en otras… simplemente no llegue a la clase.

Todo tiene un precio, a mi me gustó sacrificar mi vida y desarrollo “normal” por la necesidad de que alguien leyera lo que traía en el alma. Por buscar la forma de llegar hasta dónde necesitaba para ir por mis sueños. Se me olvida que tomé lecciones avanzadas y para la gente normal, que apenas llega es complicado de entender.

Si, a veces se me olvida.

 

Cosecha 2015

¡Ahh como me encanta el aroma a expectativa cuando recién comienza Enero!  Porque aparte de que todos tenemos cara de a ¡A huevo este año si (inserte su propósito de año nuevo de confianza)! hay mil y un eventos de los que nos enteramos que nos hacen salivar cual perro de Pavlov.

Con cierto orgullo, veo como México se está convirtiendo en una de las plazas fuertes para realizar festivales internacionales. Veamos el menú que ya se está cocinando para el 2015.

Electric Daisy Carnival

Una coproducción entre Ocesa e Insmoniac en México. Esta, será su segunda edición en México, viendo el line up, la neta me hace creer que el yolo está creciendo y poniéndose más exigente, cosa que está padre porque eso significa que, finalmente los djs de verdad tal vez vuelvan a figurar y a tener eco en una nueva generación.

electric-daisy-carnival-edc-mexico-2015-lineup

Desde la entrega de reconocimientos del Top 100 2015,  sabemos que se acerca peligrosamente una producción de Alda Events y ID&T a la Arena Ciudad de México, el line up aún no ha sido anunciado pero conociendo a quienes están detrás, se va a poner bien sabroso.

10153786_291050491093346_7512874763408971555_nMe sigue impresionando como,  conciertos, porque ya son eso aunque me cueste aceptarlo,  que hace menos de 10 años sonaban a un sueño lejano, ya están al alcance de nuestras enfermitas y electrónicas manos.  Tristemente también de una generación que aún no está  educada para conocer lo que tiene de frente más allá de la moda ¿Qué le hacemos?

Aparte de meterles unos zapes, todo lo demás, es complicado

Ya paso el ASOT 600, el Armin Only, tal vez a lo mejor quién sabe, otro ASOT podría ocurrir en México. Tuvimos a la Swedish House Mafia en su momento… Un Ultra Music Festival ya no se ve tan lejano.  Nos urge una propuesta como el Sónar, pero hay otros como el Bahidora y el NRML que promoten. Cumbre Tajin tiene esta año a 2manyDjs y me llena de emoción. Nos estamos convirtiendo en un destino electrónico y eso, para alguien que ha visto crecer la escena, es un orgullo.

2015, promete ser otro año de festivales, pero también el clubbing eventualmente podría tener una segunda época, aunque el cierre de foros como el Salon Cuervo aka Salón 21 diga lo contrario.

Mientras llegan las fechas ya marcadas en el calendario, nada como treparle a los watts con algo de buen house.

 

 

 

image

Cuando hace frío.

La generación de enmedio, esos que aún no llegamos a los 30, pero que vemos a los yoloescuinces con cara de “condenados escuinces”, pero que nos perdimos a época dorada del clubbing entre os 80’s y los 90’s. Esos, que llegamos a los 2000’s a de frente aún a los monster clubs como el Root’s o The City. Esos pinches drogados que seguimos soñando con conocer lugares como el Cream o el Minitry of Sound en Londres, los que vemos con envidia clubes como el Fabrik en Barcelona o ibiza como la meca a la que eventualmente tendremos que ir al menos una vez en la vida.

Nos impresiona Tomorrowland, pero por mucho el Ultra Music Festival nos sigue pareciendo más sabroso. Esos que crecimos creyendo plenamente en los valores del manifiesto raver pero que nos tocaron ya los eventos masivos de más de 3000 personas que, de alguna forma comenzaron a formar la incipiente industria de la música electrónica.

Muchos de ellos se volvieron “gente decente” de esa que trabaja de lunes a viernes y que solo sale de pa-changa el viernes o el sábado. Hay algo que tenemos en común además de ya no tener del todo una tribu de la misma edad para ir de fiesta.

Los top djs hace no más de 8 años nos los traían en estas fechas, daba igual si era al aire libre o en un club.  El frío nos sabía a fiesta de verdad, no sabía a reencuentro, y nos sabía a un amanecer de  la mano de nuestro dj favorito.

Hoy, sabe a recuerdo de esos que, con justa razón enchinan la piel.  A veces me pregunto, si entre tantos festivales  esta generación, es decir la que nació después de 1990 tendrá la misma marca que nosotros, los que nacimos antes. Esos que más de una vez nos amanecimos en la Carpa Neumática, en el Zipango, o incluso en el Foro Sol, con alguno de los mejores djs del mundo.

Me causa curiosidad si, cuando crezcan tendrán ese mismo escalofrío cuando llegue la temporada de festivales,  si se acordaran de por lo menos una rola de las que se tocaron en el mainstage.

La generación anterior es decir, los preyolo escuincles tenemos la enorme fortuna de sentir, cuando hace frío una vez más el recuerdo de las mejores fiestas de nuestra vida, quizá no hubiera la producción de la que gozan ahora los mocosos del demonio, pero si sentíamos por unas horas  eso que sé yo, que nos hacía sentir una misma comunidad de verdad. Sentíamos euforia al caer la noche anunciada… al ver al dj que nos había conquistado el oído y el alma, euforía que a pesar de los años no desaparece del todo y nos hace sonreír en la fiesta de navidad de la chamba.

Me encanta el frío de esta temporada, me recuerda que a veces los sueños se hacen realidad…

Que tanto…

Soy una de esas personas que a veces esta dispuesta a lastimar.  Me vale madre que me digan que soy una mala persona, es más creo que lo soy. La vida me hizo sacar una parte de mi como máscara para evitar los madrazos. Cuando confié alguien siempre se encargaba de darme bien y bonito en la madre. Aprendí a no  dejar que quién agrede -consiente o inconscientemente- se vaya invicto. Hay lecciones que aprender y si hay que lastimar aunque a mi también me duela hay que hacerlo.

Pero a veces se me va la mano. La misma severidad con la que alguna vez me trataron a mi, se me va de las manos. Puede que en lugar de dar una nalgada le ponga una madriza a alguien emocionalmente hablando, porque a golpes gracias a qué soy una mujer grande y con cara de pocos amigos, las he evadido más de una vez, intimido, y eso es a propósito.

Han pasado cosas en los últimos meses que me han hecho sobre reaccionar tal vez. O tal vez no, cada uno tiene un límite de dolor y de pensamiento distinto. Me enseñaron a la mala a defenderme, y  a veces se me pasa la mano. La banda que me quiere y forma parte de mi vida también se ha dado cuenta de qué, cuando quiero enseñar una lección es rotunda, definitiva y deja marca.

El problema es que no todo mundo soporta ese tipo de reacciones. Y me ha costado más de una persona en mi vida. Para bien o para mal. Pero  quiero creer que han entendido lo que no sé debe hacer. No me gusta lastimar, pero si tengo que hacerlo, no lo dudo. Sobretodo cuando se trata de alguien que de verdad me importa. Puede que se me pase la mano, y puede que me odien el resto de su vida, pero solo espero que en su camino quede un recuerdo de mi, cuando se vuelvan a enfrentar en una situación como la que vivieron conmigo.

Que el Destino nos lleve al lugar dónde debamos estar.