EMPO 6° Aniversario

¡Ah que divertido! Odio esos momentos del año que me hacen ponerme más sensible que de costumbre.  Para nadie es un secreto que EMPO, +Mas Label y +Mas Nescafé han sido parte muy importante en mi historia personal y profesional.

EMPO Awards 2014 Schedule

Hace 6 años no sé si en un acto de genialidad o de confianza ciega Benjamin Hernández, mejor conocido en el bajo mundo como B-jay me invitó a formar parte de su equipo de trabajo. Equipo por que le pasaban y siguen pasando buena parte de los lanzamientos de música electrónica que llegan a toda América Latina. Haber aceptado, me traído una serie de aventuras, anécdotas y experiencias, que ni todo el dinero del mundo sería capaz de comprar.

Siempre fuí fan de Dj Mag, y fui parte del equipo que trajo esa revista a México, no solo eso, también muchas de las entrevistas centrales, y notas más importantes estuvieron a mi cargo. De fan pase a ser una de las profesionales más felices del mundo mundial. Dirían por ahí.  Bien lo decía mi compadre “Tenemos el privilegio de trabajar en lo que más nos gusta”. Tenía razón y ahora no puedo ver su cara burlona diciéndome con la mirada “Te lo dije.”

Por azares del Destino y otras razones más bien personales, ya no trabajo en EMPO, pero si los considero mi familia, y la gente que de una u otra manera me ayudado a crecer en todos los sentidos, si a crecer incluso de talla de ropa por aquello de estar pegada a la computadora.

Siempre en el fondo,  da cierto orgullo ver como algo que viste nacer va tomando forma aunque ya no seas parte el proyecto.

Mañana en Expo Bancomer celebran 6 años de existencia, y en el fondo no puedo estar más que orgullosa y algo conmovida. A final de cuentas no se puede negar de dónde vienes y por qué estas en dónde estas.

Porque Yolo

Pega cuando te das cuenta que los chavitos que viste en la primaria cuando tu ibas cumpliendo 18 años ya los dejan entrar al antro.

Pega que esos chavitos no sufrieron ni la mitad de lo que tú para conseguir los discos que a ti te costaron horas de torturar empleados de Mixup en vivo , por teléfono y en infinidad de tiendas.

Pega saber que lo que tu aprendiste en revistas importadas, caras, difíciles de conseguir y desfasadas, estos lo tienen al alcance de la mano, y les da hueva abrir un link.

Pega saber que ellos tienen más oportunidades de las que tu tuviste al alcance de la mano.

Claro que pega. Pero a mi, personalmente más que la brecha generacional y tecnológica, me pega en el alma ver como muchos chavitos se pierden en la moda, en lo que es “cool”, en el querer ser, sin identidad. Ver como la generación yolo es a mi gusto, la que más herramientas tiene de todas las que he conocido y no tienen siquiera la curiosidad de buscar que más hay una rayita alejada del mainstream.  Antes de que digan algo, yo personalmente si hoy hija del mainstream. Pero también les masco lo que viene siendo el underground y otras tribus.

Insane Party Girls @ Tomorrowland 2011

La verdad yo tuve la fortuna en su momento, sin saberlo, de tener a grandes ñoños de la música electrónica compartiendo lo que sabían conmigo. Y lo que fueron aprendiendo también lo iban compartiendo. Era un ghetto de díficil acceso y más siendo vieja. ¿Qué pasa? Lejos de volvernos un mercado cada vez más informado, y exigente nos estamos volviendo cada vez más consumista. Así, sin ton ni son. Me parece increíble que se note más la brecha generacional entre alguien como yo de 26 con alguien de 19 que de alguien de 26 con alguien de no sé 43 años. ¿Que hicimos mal?
La generación Yolo, o los milenials como les dicen algunos son el presente y el futuro de muchos productos. Y si no hacemos algo para que volteen a ver y a creer en algo, lo que sea. Los vamos a perder. No solo como mercado. medium_iTd31i

Con dolor veo una generación carente de apreció a su vida, a la de otros. Que si suben los impuestos: Yolo. Vamos no veo que tengan interés real en NADA, salvo contadas excepciones. En mis 13 años de metiche en la noche, no había visto tantos menores de edad borrachos, y drogados tirados ANTES DE COMENZAR  una fiesta. Me parece terrible que ni siquiera sepan a quién van a ver antes de ponerse hasta el dedo de alcohol, o cualquier otra sustancia.

No sé, siento que algo estamos haciendo mal todos. Y lo peor, es que ellos son el mercado del presente y del futuro. Son los gueyes que saliendo de las universidades van ser médicos, abogados, ingenieros en algo, o yo que sé. Vamos, van a tener vidas y responsabilidades en sus manos…. Tengo miedo.  Por que a pesar de su indiferencia y buscar solo una ” buena fiesta” son realmente fáciles de manipular. Porque a diferencia de generaciones anteriores, tienen menos capacidad de memoria, que mi abuela que ya está senil.

Lo único que podemos hacer creo, es tratar de educarlos a través de la fiesta. Por que se puede, creanme. Los papás de algunos yolo, seguramente fueron ravers. O ya de menos fans del eurodance. ¿Y si les enseñamos como era la fiesta entonces? Quién sabe, quizá seamos capaces de atraer su atención hacía algo.  Aún estamos a tiempo de hacer algo por los yolos.

 

2013

Sebastian Ingrosso @ExpoBancomer, originalmente cargada por minervaoatenea.

Para no perder la costumbre, hoy toca cerrar el año con un post de este lado. 2013 personalmente para esta, su nada humilde blogger de confianza ha sido complicado y lleno de retos.

como les conté en alguno de los ahora escasos posts de este blog. Tengo un hijo que se llama Be Tronic. Y como todo buen bebé, requiere mucha atención.

Esa criatura, existe gracias a 12 personas que colaboramos continuamente detrás del sitio, que por cierto, está nominado en los EMPO Awards como mejor página sobre música electrónica. (Voten por nosotros no sean hojaldras)

Los que me han stalkeado en Facebook,saben también que alguien igual o más loco que yo se aventó el numerito de tener una relación estable conmigo. Es todo un reto para su servilleta, porque hasta ahora el único gran amor con el que convivía todos los días, era la música electrónica. Estamos conociéndonos día a día y adaptándonos a convivir con nuestras respectivas carreras que si, son opuestas totalmente entre si.

Sigo viendo en la Colonia del Valle con mi partner in crime Marcela Saiffe.

2013 me ha enseñado a volar con alas propias y sobretodo a pelear por mis sueños. Sueños que he visto cristalizarse y cada vez más a pesar de la crisis en todos los niveles que hay en México, se hacen una papable realidad.

2014 parece ser un año de retos fuertes. Pero el mas importante de todos es en el que ustedes queridos lectores siguen acompañandome. El año entrante este blog, cumplirá ya una década on line siendo un espacio entre lo personal y lo profesional.

Un rincón en el que he hecho de las mías a gusto a la vista de algunos que están ahí desde el principio o desde hace mucho.

De verdad, muchas gracias a mi equipo en Be Tronic:

Moises Coyoc, Dante Ney, Alex Leyva, Jorge Olavarieta, Karen Estrada, Mario, y Manuel Gonzalez. También a  los otros colaboradores ocultos y a la luz que pasaron por Be Tronic, sin ustedes esto no es posible

Gracias también al puto de Jorge Nava por la confianza. Y sobretodo a mi amiga Majo Montemayor por eso, por ser una gran amiga y compañera de algunos proyectos. Gracias a un tal Adrián Treviño que aunque pasó brevemente por Be Tronic dejó una marca indeleble.

Gracias a Mario Castilla por soportarme un año más. Gracias también al staff de EMPO que durante muchos años fue mi familia, y ahora a la distancia lo sigue siendo.

Gracias a ti B-jay donde quiera que estés, por que aún desde ahí me has metido unos buenos zapes para demostrarme cual es el camino. Y sobretodo, gracias a ti, quién lee estas líneas por ser cómplice y testigo de un año más en mi historia en la música electrónica.

Los sueños se hacen realidad si están dispuestos a pagar la factura. No se les olvide.

¡Feliz año!

 

Post dedicado a un catalán llamado Josep Moreno, gracias por todo lo que me has enseñado tío :)

¿Y si me atrevo?

Para pocas cosas soy miedosa. Pero hay una, tengo que confesar que si, hay algo que me aterra mala onda desde que tengo uso de razón. Bueno, lo que yo llamo razón:  Las relaciones amorosas.

Ustedes no están para saberlo pero yo sí para contarlo. Durante muchisimo  tiempo, me he concentrado tanto en salirme con la mía que, mis amistades de toda la vida han pagado los platos rotos. Gente que creció conmigo,  y otros que en su momento quise un chingo y dos montones no están tan presentes como quisiera. Si eso pasa con mi tribu, imaginense no’mas como ha estado todo lo demás.

Tengo la enorme ventaja de saber que el amor de mi vida se llama música electrónica, así que, la neta todo lo demás han sido affaires sin mucha importancia. Hasta ahora.  Si sin curiosos o me han stalkeado en social media. Verán que algo ha cambiado en los últimos días.  De repente muchas fotos de florecitas, y menos mala leche de la que acostumbro.  Y si, puede que algunos digan que ya me perdieron, y puede que tengan razón.

Hace unos días decidí jugarme esa carta que, por muchas motivos había dejado bien guardada en un cajón.  Soy de esas, que necesita sentir que todo lo tiene bajo control, y las emociones son algo que nunca he podido mantener valga, la redundancia, bajo ese control.

Al lado de alguien que debe estar igual o más loco que yo, decidí que es hora de experimentar lo que los demás aprenden durante la prepa o antes.  Como cada vez que el miedo me invade, ya estoy aquí.  ¿Qué es lo peor que puede pasar si me atrevo a dar un paso más?

Hasta miedo me di con este post. Me cae.

Comercio Electrónico en México 2013

¡Ah mis queridas criaturitas de la red! De vez en cuando, se vale alejarse un poco del mundo idílico de la relación fan-música electrónica. Para ponerse serios. Ser dj, productor o cualquier otro tipo de personaje dentro de la música electrónica, tiene su gracia.

A estas alturas está de más, decir que somos una tribu que vive en Internet. literalmente. Pero además del chisme sabroso en Twitter, Facebook, foros, étc, hay formas de aprovechar todas esas herramientas, para que la red sea un medio para poder alcanzar sus metas dentro de la industria.

Si, hablar de números, la verdad no es divertido. Pero es parte de cruzar la línea entre ser fan y verlo también como una empresa en la que tu y algunas de las cosas que  tienes que saber sobre el negocio de Internet. De entrada, porque, como dije párrafos más arriba es la línea que nos une a todos.

Siempre he creído que se pequeño paso que nos diferencia de otras escenas es entender que una plataforma en línea, es mucho más que vender un par de rolas en Beatport o tener una fanpage en el caralibro.

Si este choro mareador los dejó intrigados. Dense un rol por esta liga, para entender porque me pongo tan seria.

131028 – Comunicado-Estudio Comercio Electronico2013-Proyecto-V3 – REV

Top 100 djs 2013

Top 100 Djs 2013

¡Ahhh si!  Adoro el aroma post #top100djs en esta temporada del año.  Lo he dicho en facebook y en twitter hasta el cansancio.  Pero si, el Top 100 es una lista de popularidad. Y ha sido la más importante desde 1997.  Un viejo amigo decía que era la lista que definía la lista de los sueldos de los djs. Ahora más bien, me parece que es el reflejo de los gustos de cada generación.

Este año era especialmente importante ver los resultados. Llevo, bastante tiempo diciendo que me siento más anciana, y de entrada es porque veo cada vez más a djs más chavitos cobrando cantidades infames de dinero por sets que a mi, si, a mí, me quedan a deber y un chingo.

Según mis amigos más rucos,  grandes que yo, ese de que los nuevos djs no’mas no me acaben de convencer tiene que ver mucho con la brecha generacional. Además de eso, me parece también que la velocidad con la que se mueve ahora la industria de la música, ha hecho que descienda la calidad de la música que escuchamos, y la forma en la que aprenden a mezclar los djs.  Me costó aprender a ver a Djs como Carl Cox tocando con cd players en su momento. Ahora un Hardwell, un Avicii, y o quién gusten y manden, difícilmente han visto unas tornamesas para vinilos. De tocar, mejor ni hablamos. Luego entonces, supongo que es por eso que me parecen artistas a medio cortar, además de por supuesto, el factor edad.

Este top 100 fue tomado totalmente por la generación YOLO, Una generación muy disinta a todas las que ha votado desde 1997. Ya comienza a tener definidos sus gustos, sus héroes y por supuesto sus djs. Es la generación con mayor acceso a la información a las rolas de sus djs/productores, pero la que menos sabe de todas.  Me parece que al no tener un medio que seguir, tampoco han tenido oportunidad de desarrollar un gusto y un standart de calidad más alto. Y ni hablar, seguramente lo mismo dijeron de mi mis papás o gente con mayor experiencia que yo.

Lo que es un hecho, es que este año, la suerte está echada: Hardwell es el dj número 1 del mundo. Y la culpa es de todos aquellos que votaron por él y de todos aquellos que dejaron de votar por sus djs.

Opio

AMAPOLA-LINDISIMA-AMAPOLA-a22967607

 

Todos en algún momento conocemos a una o varias personas que sin saber como o por qué, nos ponen un estado alterado de conciencia. Tal vez sean las hormonas, otros más dicen que son memorias de vidas pasadas en las que se compartió mucho para bien o para mal. La relación con esos personajes, suele ser complicada, a veces los amas, a veces los odias, pero por algún motivo permanecen en tu vida.

Se quedan justo en la línea en la que se define lo “bueno de lo malo”.  Y  suele pasar que también se quedan por mucho tiempo.

Sus costumbres son erráticas, y  aparecen misteriosamente cuando más necesitas evadirte un poco de la realidad. No es que por sí mismos sean personajes dedicados en cuerpo y alma a cualquier vicio que se les ocurra. Es que simplemente aparecen con algo que es capaz de distraerte. Son de esas personas capaces de seducirte a que hagas cosas que en condiciones normales no harías. Es una de sus facultades.

¿Está bien? ¿Está mal? ¿Cómo saberlo? De repente levantan la mano para decir ¡Hey! Aquí estoy. Personajes de Opio. Que afortunadamente a veces nos encontramos en el camino para tomar un descanso antes de tomar un nuevo camino.

Duda

Como cualquier vieja normal, o igual más frecuentemente de lo que me gustaría admitir tengo mis lapsus de duda. Para que les miento, soy terriblemente impulsiva, igual y es por eso que me meto en los líos en los que me meto.

¿Será que estoy haciendo lo correcto?  Esa pregunta no deja de darme vueltas en la cabeza aún dormida.

Dice una amiga, que lo que en algún momento te parecen errores, la neta no eran tal es solo lo mejor que podías haber hecho con esa versión de ti misma que eras en ese instante.  Siempre hay cosas que aprender de cualquier tipo de situación.

Hay días en los que no me concentro en lo más mínimo, especialmente últimamente. Son demasiadas las dudas que me atacan últimamente. Incertidumbre, vamos, los bemoles de ser humana. Más aún con el plan de vida nada tradicional que decidí elegir. Me gustaría aún tener a mi pepe grillo que me mentaba la madre cada que me veía tambalear. Pero por algo ya no esta cerca de mi.  O igual y si lo está pero será hasta el final de esta fiesta que llaman vida que podremos volvernos a ver a echar el chal como es debido.

Hace poco alguien me dijo:

Es bien pinche solitario ser yo, y ser tú, por que decidimos hacer con nuestra vida lo que realmente queremos y no un molde ya hecho

Y la neta si, es cierto, de repente volteas y las  personas que tenías al lado, resulta que no eran lo que parecían.  Que metes la pata por querer ayudar, o por qué simplemente no era esa la forma en la que tenías que estar.

En menos de dos semanas lo que sentía solido de repente se volvió una gelatina sin cuajar, tanto que me hizo volver a caer un par de días en la cama sin energía y bastante débil, por todas las emociones que he tratado de contener. A algunas personas les resulta más fácil lidiar con eso. A mi, por algún motivo, en la repartición de defectos y  virtudes, el manejar emociones muy fuertes, no’ mas no venía en incluido en mi paquetería.

De verdad me cuesta aceptar que ser humana y que si a huevo en algo siempre voy a fallar. A final de cuentas vivimos atrapados en organismos orgánicos que un día van a dejar de funcionar, que no son perfectos pero por algún motivo funcionan. Revisando posts de este mismo blog de hace ya 9 años. Creo que a pesar de todo he sido congruente con las tarugadas que me prometí a mi misma  que iba a hacer.

A pesar de las heridas de guerra, tengo mucha suerte de poder estar en un camino complicado si, pero gratificante en todos los sentidos. Ahora mismo, creo que me toca estar en un momento bajo. Esto es una montaña rusa, y de repente le tienes que bajar de velocidad porque adelante hay una curva de esas que a muchos los hace vomitar. Pero a su nada humilde servilleta le fascinan.

Eso y poner a un volumen para molestar vecinos una rolita como esta. Nada más para alegrar el día.

Una típica mañana de 2003

De vez en cuando… esta bien, esta bien, de vez en diario, se me olvida que soy humana. Cosas como dormir o comer como “gente decente” nunca me han importado. Por ese descuido hacía lo que suelo utilizar para hacer de las mías, he estado varios días en algún lugar entre el limbo, la fiebre y sobretodo en silencio.

De verdad me sorprende lo que un par de días de fiebre pueden ser capaces de hacer con tu cerebro o tus ideas.   En esos momentos de enfermedad y alucinaciones acompañadas de mocos por todas partes, es en los que me da por acordarme de cosas que en su momento parecían sin importancia.

A veces, extraño esa sensación de levantarme por las mañanas  y aventarle algo al despertador, preparar el café, ponerme el espantoso uniforme de secundaria -ya había caído profundamente en el vicio de la cafeína desde los trece-, acordarme que una vez más no hice mi tarea, y prender mi radio.

Entre 2001 y 2002, antes  del amanecer de lunes a viernes, ese era el ritual obligatorio para comenzar el día y poner menos cara de fuchi hasta que pudiera regresar corriendo a casa y volverme a encontrar con mi entonces amado radio.

Tenía sus bealdades eso de que alguien te contara quién era quién, mientras leías un libro nada más por puro gusto. O las pocas veces en las que de verdad hacía la tarea. Y si, efectivamente en esa etapa de  adolescente recién llegada encontré a mi gran amor, que, 13 años después sigo amando con locura y con pasión: la música electrónica.

Hay cosas de esa época cuando iba a la escuela desde las 7:00 de las pinches mañanas hasta las 3:00 o 4:00 PM que me corrían (literal), que se me quedaron muy arraigadas, además de que son parte indispensable de un trabajo como este en el que la enorme mayoría somos autodidactas. Eso, aprender por tu propia cuenta.  Ir descubriendo sonidos y productores nuevos. Leer por el gusto de hacerlo, o por mantenerte permanentemente actualizado de todo el chisme, digo, este; información acerca de la industria y algunas otras cosas que nunca están de más.

Es increíble lo que puede hacerte recordar una gripe, de esas que te hace alucinar entre el pasado y el presente, de esas que te sacan una sonrisa instantánea. Todos tenemos rituales para comenzar el día, o hasta para procrastinar, rituales que en esencia son muy parecidos a los que teníamos desde los 13 años o antes.  Los de esta generación, es decir, los que nacieron después de 1990, deben ser ligeralmente diferentes, supongo. Aunque la verdad lo ignoro, a veces me gustaría poder entender más a los yolo. De entrada para sentirme menos vieja. Ahora si me está comenzando a pesar tener más de 25 años en el papel  y no solo aparentarlos.

Si, definitivamente extraño ponerme el uniforme de la escuela, y aunque sigo usando una mochila, en ella ya no hay libros de texto o cuadernos forrados con fotos de los djs que más admiraba. Hay responsabilidades, cuentas, y como 200 locuras que eventualmente ejecuto.

Extraño mandar a la $())=$#$?))  por dos segundos a la infame clase de 7:00 AM y voltear a ver el amanecer pensando que un día iba ser grande y que iba a poder salirme con la mía. Extraño la hora del receso y poder evadirme totalmente de la bola de tarados pubertos, más tarados que yo, con los audífonos y una rolita como esta.

Me urgía tener más de 13 años,  y ahora, por momentos me gustaría volver a tener esa edad. Los años y las desveladas cobran factura. Pero vale la pena, creo que la niña que era en 2003 estaría igual de fascinada que yo ahora mismo con las maldades que hago.