¿Te has preguntado…?

Por qué odias, las matemáticas, o alguna materia en especial. O ya de plano la escuela.

Yo tengo la respuesta: Algunos maestros

No me atrevo a decir “toodos” Sería un error tan grande como vivir sin música, y poner etiquetas a alguien sin conocerlo –aunque a veces además de hacerlo, me divierte-. Como todos he tenido buenos maestros, malos, pésimos, barco, idiotas…

Mi madre y mis tíos de esa misma rama de la familia, son maestros, durante mis… ya, no lo pienso repetir, los he observado, escuchado, tolerado y medianamente es reciente: odiarlos.

Ustedes afortunados, quienes no padecen a uno –o varios en mi caso- día tras día de su vida, tienen quizá una imagen muy diferente.

Generalmente la relación ocurre así…

El típico barco… en su casa es un dictador desalmado

La que siempre escucha a sus alumnitos con su broncas… no pela a sus hijos ni a su pareja o bien vive solo.

Los que presumen de su amplio conocimiento de la vida… lo aprendieron en las Telenovelas del Canal de las estrellas

Aquellos que hablan una y otra vez de sus viajes… lo hacen porque solo han tenido dos en su vida medianamente interesantes… a Canadá y la playa (Elija su preferida)

Los que alardean de sus conocimientos… no han pasado el examen de carrera magisterial nivel A o el CAD, dependiendo del grado en que se desempeñen con, claro con sus salvables excepciones.

El amargeitor… es un pan de dios y un barco en su casa, pero nada más, le echa bronca hasta el perro de la abuelita del vecino.

El pervertido… saluda a su buena amiga Manuela todos los días, no hay vieja que escape a su pupila, tiene una colección ENORME de pornografía, no puede hablar a veja alguna a los ojos, ni siquiera a mamá.

El ñoño… El mejor maestro por excelencia, en su calidad de ñoño, si entiende, si se pone exigente lo aceptas con singular cariño, tiene casi un orgasmo cuando le regalas un libro, un disco de jazz, o le platicas de tus aventuras, la razón, es que el tampoco tiene una vida social interesante que trascienda de la red, o los universitarios. Si encuentras uno nunca lo dijes ir de ttu vida.

El abuelito (a} XXX… igualito al pervertido pero con +mas callo, +mas feo, y con +mas poder, ten cuidado sobre todo si es gay.

En resumen, de esos maestros con quienes he vivido mi enorme existencia de … no muchos años, he notado predominantemente lo siguiente:

ö Cuando “ayudan” a alguno de sus alumnos, o a quién sea además de echárselo en cara todo el tiempo, lo sacan a relucir en cuando no encuentran cómo hacer su ego +mas grande, mejor dicho para “defenderse”.

ö Su cultura general se basa principalmente en las telenovelas de Televisa y TV Azteca, la Nacademia, programitas gringos de a varo como: Podría ser un milagro. Y con tal de verlos, son capaces de no dejarte ver el final de una maravillosa película (tu favorita) o el del capitulo de 24 –o sex in city-. Además, no te dejan irte hasta el final de dicho churro, ¿por qué? “La vida así como la ves en la tele” o “Para que veas que no existen los amigos, y solo debes confiar en tu familia” Estocada final, sales corriendo rumbo al teléfono para quejarte con tu amiga (o) disponible, las otras opciones volar hacia tu recamara tomar al peluche más cercano y confundirte entre llorar, reír o golpearlo.

ö No leen. Y lo que llegan a leer, es el “superespecial de traileros”, o cosas muy del tipo Miguel Angel Cornejo, pero, tan digerido… que da asco, o bien el clásico de esoterismo. Wacala. Y lo peor del caso es te obligan a leerlos!!!!!!!!!

ö Se creen dueños del mundo

¿Y ahora por qué he despotricado contra ellos?

Muy sencillo, todo apunta, hoy, que este año, lo debo repetir, no pasé punto… Y me siento un yunque de tres toneladas.

Lo acepto la culpa es mía, pero, no quiero asumirla por completo ahora, así que…

MALDITOS MAESTROS!!!!!!!!!!!

P.D. Se me olvido mencionar que creen todo lo que llegan a leer en publicaciones tan confiables como TV Notas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *