En este blog, que está por demás decir es mi foro personal y ocasionalmente de alguien +mas hace un mes, abrí una bonita sección, pero ahora me parece super idiota el título y pues si no la has leído… ¿Qué demonios esperas?

Te la pongo sencilla da click aquí..

Continuando…

Pues bien, ya cité a mis amigos, pero de una forma absolutamente caprichosa en dónde sinceramente me importó un pepino las circunstancias, el cariño, y demás cosas que de ponerlas ahora, me tacharían de cursi –lo soy, pero, como el alcohol, con medida-.

Y ahora, creo que será bonito continuar con la lista

Había una vez, cuando yo todavía era +mas bebé, una inútil que se largo a Saltillo, misma que como buena amiga, quiso deshacerse de mí… ya saben el rollo de una nueva vida… bla, bla, bla, pero.. LE FALLÓ. Por todo un año, tuvo a bien excluirme, pero por azares del destino, y de no tener a quién presumirle…

En una de esas visitas de regreso, en Navidad, la muy mendiga tubo a bien decirme “Es qué tengo un amigo locutor y uno programador” – de aquel rancho. Pero, ya lo he dicho, en ocasiones soy tan buena amiga.. no le creí.

Craso error..

Además de ser cierto

A partir de ese momento, la pequeña niña latosa que soñaba con poner canciones y presentarlas volvió no solo a la vida, no, sino se hizo cargo de mi vida… y por lo visto los niños siempre dicen la verdad, no los puedes engañar bajo ninguna circunstancia acerca de lo que pasa a su alrededor y menos de lo que llevan dentro. Esa niña… tubo, tiene y tendrá la razón, sinceramente ya no me cabe la menor duda.

Y de ahí salieron mis primeros dos amigos en dicho aparato, aunque sinceramente jamás los he tenido enfrente, pero si, han estado innumerables ocasiones en los momentos, +mas feos de mi vida.

Enrique Moreno

A pesar de habernos distanciado –en cuanto a comunicación porque neta vivimos a una considerable distancia uno de otro, un par de miles de kilómetros, nada +mas- a él, bueno, por un rato se dejo que le dijera papá, pero, NO EN EL MAL SENTIDO DE LA PALABRA ¿de acuerdo? Y bueno, ignoro si alguna vez, volvamos a toparnos en este extraño camino que algunos llaman vida, pero, le agradezco con buena parte de mi alma, todo el tiempo dedicado a la inmadura, -si lo soy ahora hace cuatro años aun +mas- persona que escribe este blog.

Y otro…

Un tal Napoleón López, si, ya sé, un montón de veces me burlé de su nombre…

Es un desgraciado, pero, lo quiero mucho, un par de añitos se dedicó a escucharme hablar de mis tarugadas, igualmente, vive Saltillo –imaginen nada +mas cuanto me quieren las compañías telefónicas-. No lo conozco en persona…

De repente se le dio la gana esconderse bajo una piedra y estar ahí un muy buen rato, hasta hace un par de meses… Y dada su insistencia en aparecer en este blog… YA NO TE QUEJES, YA TIENES LO QUE QUERÍAS ¿NO?

Ja, insisto generalmente estoy bien orgullosa de ser mala

En familia: suele pasar, odias a muchos miembros y de otros cuantos no puedes imaginar la vida sin ellos…

He aquí la muestra, en mí, de lo que digo.

Mi prima Xóchil

No se trata de Xóchil Luján, brincos diera, tiene 23 años, y es realmente un poco idiota.. Pero, la quiero un montón, cómplice mía recientemente, pero fiel testigo de la formación del monstruo que soy ahora.

Mi prima Rocío

Bueno, es menor que yo, por dos añitos, yo era nieta, hija y sobrina únicas, antes de qué ella naciera.. por tanto los primeros años de mi vida, los recuerdo como una constante competencia entre ambas, que si por la abuela, los tíos, los regalos, mis juguetes, mis mascotas, en fin… me odiaba, yo la odiaba, pero no podíamos vivir una sin la otra por +mas de una semana…

Hoy, ya no somos tan uña y mugre, por supuesto era ella la mugre. Yo soy la oveja negra de la familia, y ella es una oveja +mas del rebaño familiar.

He cumplido con mi misión…

Ahora, los de la infancia.

Hace buen rato, en mi condición de hija única antisocial, tuvieron a bien obligarme a entrar al kinder, entonces, no puedo olvidar: mi primer día.

Tenía recién cumplidos, tres años… *Aunque usted no lo crea, todavía me acuerdo y por supuesto, es tema de post, pero luego* yo no lloré, para nada, simplemente al verme acosada por tanta gente corrí, al principio por todo el patio, hasta que me obligaron a entrar al salón, y como me obligaron y dadas mis circunstancias de nena mimada, tuve a bien “esconderme” bajo una mesa… Y de ahí, la maestra a cargo de semejante demonio –lo sigo siendo corregida y aumentada cada vez +mas- creyéndome otra inofensiva niña asustada, pero no enojada, metió su manita bajo la mesa… y…

¡¡¡LA MORDÍ!!!

Por tanto

a) La maestra salió corriendo importándole un pepino sus incipientes educandos

b) Llegó la directora, y me metieron arrastras, a su oficina ¡y el primer día!

c) Le hablaron a mi mamá y papá, pero llegó mi abuela, me llevo a la seguridad de mi casa

d) Me compraron dulces, a ver si la escuincla dejaba de llorar.

A fuerza de ruegos y suplicas me volvieron a admitir en dicho mini-templo del saber. Por supuesto hice berrinche, me cambiaron un montón de veces de grupo pero finalmente, “domaron” a la fiera, y entonces llegó un momento en que, definitivamente esa enana no quería salir por nada del mundo fuera de la “escuela”.

Y bueno, no puedo adelantar mucho, se trata del tema de un post…

En resumen, de ahí salió primera amiga. Irónicamente la hija de la dictadora, perdón, la directora, que hasta dónde recuerdo, a final de cuentas, me trató mucho mejor que a su hija…También he perdido contacto con ella, lo último que supe, hace cuatro años, fue: “Vive en Celaya, Guanajuato, se llama Valeria Valiente”, es en serio, así se llama.

Hace cuatro años, y realmente nuestros mundos eran, son, y serán asquerosamente diferentes, pero, no importa, son muchas cosas compartidas, y además de eso, son las primeras. Aunque quisiera, y además no quiero, no puedo olvidarlas. Los dioses, según ellos para bien y según yo para mal, me dieron una memoria bastante buena, así que, ni hablar.

(voz de señorita mal amada en oficina gubernamental) Siguiente:

Belén:

Y si, ya dije, esto, oficialmente son los vestigios de mi infancia. Si ya sé, para quienes leen este blog, y me conocen: ¿¡Perdón!? Acabas de salir de ella, tienes 17 años ¡¡¡¡¡¡Y!!!!

Creo que nos conocimos en el kinder, pero nos reencontramos en la primaria, unas bella escuela de monjas, de dónde creí encontrar mi vocación al servicio de Dios.. luego lo discutimos

Yo seguía siendo la niña mimada, pero, la diferencia radicaba, en qué ahora, las maestras también me mimaban, -soy barbera y qué- por tanto era repudiada en la comunidad estudiantil de primero y segundo grado del Colegio Francés Juana de Arco…

A excepción de Valeria, que seguía conmigo y de Belén, de quien no recuerdo sinceramente el momento en qué nos conocimos. -¿Qué decías de tu memoria? Pensarán algunos, y yo respondo. No me pidan sangre tenía tres años-

Éramos el trío fantástico…

Belén, en ese momento era mi ñoña de cabecera, siempre me la pasaba metida en su casa haciendo la tarea, ya que mi extensa vida social con las maestras me impedía anotarla.

Un año, duramos juntas, antes, de que ella, al ser la primera, nos dejara por los de Guadalajara…

A la fecha, somos, otra vez vecinas, pero no nos hablamos, la vida, nos ha cambiado, re’ gacho…

¡Qué mal! Hasta yo creo que sueno a alguien de treinta años.

Y es entonces cuando entra, a las dos semanas de vida, en ese reclusorio –ahora lo pienso así, pero en su momento me pareció el paraíso- Valeria, me llevó a la dirección y ante los ojos atónitos de muchas, me convertí en su favorita, y eso, que de verdad, ahora recordándola, su cara tenía los rasgos clásicos de un sargento mal tratado e igualmente pagado… era francesa… y tiene un nombre, quiero creer que aun vive, a pesar de qué y entonces “la hermana”, si es monja… tenía como 70 años. Por respeto a su imagen, no voy a mencionar… pero si, me quería, no podía dejar escapar una mirada tierna ante mi, ¿habrá sido por el comentario de cuando sea grande quiero ser cómo usted?

Pero, yo no tuve suficiente…

Valeria, también me llevó a la biblioteca, para presentarme a la bibliotecaria… Craso error. No solo me convertí en su favorita, por encima de mi amiga… todos los recreos, cuando “salía al baño”, estaba con ella, se convirtió en mi abuelita.. ella fue la primera en darme un libro grueso de regalo en mi cumpleaños, que por cierto aun conservo… la primera en leerme algo de Octavio Paz, yo tenía seis años… Si, ella fue el primer contacto con la cultura nacional al principio, y después internacional.. a pesar de estar terminantemente prohibido para las peques entrar a la biblioteca, a mí, no solo me dejaba entrar, y cargando todos los problemas que después eso le ocasionó. Me escuchaba cuando estaba triste, me consolaba cuando le platicaba de mis papás… Se emocionaba conmigo cuando le hablaba de las películas que entonces veía –que por cierto no eran tan chafas, ni tan de cliché como lo esperan algunos- Muchas veces se sentó conmigo en el suelo del pasillo, ya después que la habían regañado a +mas no poder por mi culpa… a escucharme mientras tomábamos té con leche en mi juego de té de plástico… Ella, ahora analizándolo bien, fue la primera persona, que verdaderamente creyó en mí, en mis proyectos, y el poco tiempo que pude disfrutarla, conté con ella.

Muchas veces me invitó a su casa, pero los miedosos de mis padres, pues no me dejaron.. Siempre dijo: “No importa que elijas cuando sea grande, Dios, te acompaña, no se va olvidar nunca de ti, además tú, eres un angelito que viene a crear y hacer cosas muy grandes” Señoras, señores, y en general gentil público que lee este blog, nada -+mas de recordarla, me he puesto a llenar de mocos el teclado de este ordenador.

A reserva de qué parecerá “otra cursilería +mas” seguiré hablando de ella.

Entonces, después de dos años me separaron de ella, me importó poco menos que un cacahuate, la escena que arme ese día..

Mi papá pasó por mí, me habían dicho: “Tú hermanita nos absorbe mucho tiempo te vamos a cambiar de escuela” pero hasta el momento en qué me dijeron “despídete de Madame Pilar” no entendí el verdadero trasfondo del asunto…

Accedí con la condición de regresar al año siguiente, me fui de ese lugar creyéndolo solo temporal. Si era una bebé… una bebé engañada cruelmente, yo le prometí a esa dulce abuelita francesa, que regresaría el año siguiente y no me iría hasta la preparatoria de ahí… no fue mentira, solo una ilusión.

Mi papá me acompañó a la biblioteca, le había comprado una cara caja de galletas, pero yo le compré un montón de Doraditas de Tía Rosa sabiendo que eran sus favoritas, mi papá le entregó su regalo, y mi me abrazaba mientras yo le di el mío y me dijo al oído “No te preocupes chiquita, nos veremos muy pronto, y si no, si Dios no me permite verte tan grande como te imagino, visita un día mi tumba” Chilladera por todos lados, hasta mi padre se puso a llorar, mis compañeras, también, así estuvimos cerca de una hora, ya eran las cuatro de la tarde cuando salí ese día de la escuela, cansada de tanto llorar.. pero con la firme convicción de verla muy pronto. No ocurrió así… Hace, seis años, la vi caminar por la calle, erguida y correcta como siempre, quise bajarme a abrazarla, pero, como íbamos de “excursión” a el entonces Reino Aventura.. no pude. Y es la última imagen que tengo de ella. Cuando yo la conocí, tenía 73 años ahora debe tener casi 84, y espero encontrarla viva todavía.

Hoy me acordé de ella

Y mañana, voy a ir a verla, y espero, encontrarla y si no, juro encontrar su tumba, para ir a verla.

De todas formas, nunca voy a olvidar como me miraban sus ojos azules tras unas gafas, el pelo cano completamente, cortado a la militar, su eterno vestido azul y su rosario al cuello, si es monja. Y menos cuando esos ojos llenos de lagrimas después de abrazarme un montón de veces, me decían adiós, eternamente alegres…

Los mocos se hacen presentes, y yo, solita, me he hecho llorar.

Sigamos en la línea de las amigas de la infancia…

Luego vino la primaria en otro lado, y ahí conocí a Sandra, de quién ya hablé, pero muchos me han preguntado de dónde diablos nos conocemos, es tiempo de aclararlo.

Hacía ya un año, de que yo, por culpa de mi hermana –nació- me obligaron a cambiar de escuela a una +mas cerca de mi casa, -como a tres cuadras-, yo venía de un núcleo fresa… y estos no lo eran así que como niña bien, me levanté a saludar a la maestra el primer día.. pero.. solo yo.

Imaginarán la frustración…

Luego, medio me aceptaron y al año siguiente.. entro una niña, con casi la misma cara de ¿que hago aquí? Que yo, hasta que descubrió a una amiga del kinder en el mismo salón, pero ese no es el punto, sino que igual que yo, para saludar a la maestra, se puso en pie. Yo estaba por hacer lo mismo por solidaridad.. pero no, se sentó antes de que me diera tiempo de hacer algo.

Durante los primeros dos años, nos hablamos y bla, bla, bla, pero es hasta el tercero, nos volvimos realmente amigas… uña y mugre, seguimos definiendo quién diablos en quién. Y luego viene, la historia verdadera… que es un buen tema para post..

Aclarado al fin esto…

La secundaria

No tengo muy gratos recuerdos de dicha institución, es simple la razón, odié estar ahí…

Solo me quedaron Betsabé y un par más pero dudo por ahora, quieran ser balconeadas.

La preparatoria….

La institución me causa verdadera repugnancia…

Pero tengo algunos cuates, y por el shock de Madame Pilar, hoy, no hablaré de ustedes… pero si muy pronto..

Gracias, a todos, por ser parte de mi, de m vida, de mis recuerdos, a que al final de este camino, me temo, son lo único que nos queda..

NO ME IMPORTA, LO QUE PIENSEN, YA ME PUSE DE CURSÍ Y LO ACEPTO CON SINGULAR ALEGRÍA…

Pero, hombre, no dejes de opinar.

Deja tu bonito pensamiento en este blog…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *