Darren Hayes… crónicas de un sueño Vol 3

El 8 de Mayo de 2002.

Darren, al igual que muchos otros hombres en el mundo: cumplió treinta primaveras. Si literal, porque Darren nació en plena primavera. A reserva de +mas comentarios que tarde o temprano terminaran en lo erótico… prosigamos.

La espera ya había rebasado a un par de fan’s en la ciudad de México, haciendo cuentas, y demás, el disco como solista de Darren Hayes; Spin ya debería estar a la venta en México… pero entre Canito, Elías o Choro Rolita Choro, Salvador Leal, El Franco, Pada, Amós, Renato, y Eduardo mejor conocidos como Triple G, Kaeri Tedla, y demás nos hacían mucho +mas amena la espera…

Para mediados de Mayo, el disquito al fin estaba a nuestro alcance. Como buenas fan’s los otros dos miembros del trío fantástico, que ocasionalmente ataca en la Ciudad de México ya lo tenían en sus manos, pero yo, por increíble que parezca: NO. Si, si, si, yo también quise cortarme las venas por ello. Pero entre los preparativos de la horrenda fiesta de mis 14+1, para aquellos que no entienden tan terrible maldición en la vida de una chica, al menos en la mía, es el equivalente a planear y preparar tu ejecución pública en época de la Santa Inquisición.

Faltaba solo un mes, para EL PEOR DÍA DE MI VIDA.

A la mitad de mis reflexiones me encontraba, cuando, recordé. “En Abril salió el sencillo Insatiable, y ahora estaba Crush 1980 me, lo cual significa, Darren esta cerca”. En mis visitas diarias a la página oficial de Darren (www.darrenhayes.com) además de bajar con singular alegría las fotografías no incluidas aun en mi colección de fan.. leía con esperanza las fechas de la gira.

Hasta que…

La segunda semana de Mayo, ahí estaba. Mexico City 3 June 2002 Hard Rock Live.. No cabía en mi de felicidad. Y con todo el dolor de mi alma, una fan, tiene que hacer lo que una fan tiene que hacer: le cambié a Alfa… solo fue una semana y casi a la fuerza. En busca de noticias… (ya había enviado como diez mails a la página de Ticket Master, para averiguar el precio) A las dos horas de iniciada mi tortura auditiva. Escuche… en la voz de alguien a quién no quiero mencionar: “Darren Hayes, viene a México en un showcase exclusivo de Alfa Radio” Las palabras retumbaron en mi cerebro, haciendo que mis dos neuronas aun en funcionamiento pensaran, y tomaran posturas diferentes frente a semejante conflicto…

a) Como fan de Darren, es tu obligación verlo, no importa a que precio, tienes que estar ahí ¿o qué, te lo quieres volver a perder? ¿Te atreves a no ver a semejante aparición divina? No puedes hacerlo.

b) A ver weee, tú, ya estas en otro nivel, o sea, lo tuyo, lo tuyo ya no es el pop fresita. Aunque no te niego que está súper papi.

Y entonces comenzó una temible lucha campal entre mis dos personalidades en ese momento… la fresa mamila fan del house, y la fresa mamila atrapada en una niña FAN de Darren Hayes.

-Pero, pero, he esperado dos años a que regrese!!!!

-Ya cambiaron muchas cosas

-Precisamente porque cambiaron… tengo que verlo!!!

-Si weee, pero piensa en lo que te vas a perder de la programación de W, y las parties… o sea. Piensa en el cambio.

-Mira, mira, en primera, me ENCANTA W FM, pero de aquí hasta dentro de algunos años no voy a poder disfrutar de lo que la escena electrónica en México y en el mundo me ofrece como se debe. Somos menores de edad. Lo cual es la barrera +mas grande. Además Darren no viene todos los días, y no tiene la culpa de nuestros otros gustos, es nuestro deber como fan’s estar con él, especialmente porque se trata de una primera vez. Y tomando en cuenta, que él es nuestra base en cuanto a música, precisamente por eso tenemos que estar ahí, pero no separadas sino como una misma.

-Tienes razón. Entonces lleguemos a un acuerdo

-Pues mientras no sepamos nada, y mientras estén los turnos en vivo en Alfa, nos la vamos a tener que chutar, y en las noches, pues podemos escuchar, al menos un ratito la FrecuenciAdictiva… solo hasta conseguir los boletos… ¿vale?

Y es así, como ambas partes de mi freses llegaron a un acuerdo.

Entonces, ocurrió un nuevo gancho al hígado… el disco de W FM, estaba por salir a la venta… ¡Esto solo me pasaba a mí!

Ahora tenía serios problemas, por una parte planear mi ejecución, ejem, mis 14+1, torturarme con la programación chafa de una estación sin actitud, los discos de Darren y W…

Decidí finalmente:

1. Escuchas solo lo estrictamente necesario Alfa

2. En cuanto puedas, cambia al 96.9

3. El disco de W tendrá que esperar

4. El de Darren, porque tienes que ser fan y pagar tus culpas: también

Esas eran las firmes consignas en mi memoria

Pues bien, durante una semana entera mis días transcurrían erráticos entre mi condición de fan. Lealtades divididas, igualmente pensamientos… una verdadera locura. Hasta que por fin.. llegó el lunes que cambiaría radicalmente mi vida… (no es cierto, pero se ve bonito)

Eran las ocho de la mañana, me había despertado demasiado tarde para ir a la escuela, y entonces, tras escuchar al menos diez minutos del turno Franco.. comencé mi suplicio en el 91.3 de toodos los días. Idzi, (el único locutor decente que tienen) acababa de regalarle boletos a alguien… pero de una manera taaaaaan sencilla, que me dio coraje, y me dije.. “Si ella, pudo, tú porque chi.. No? )

Secuestré el celular de mi madre… los medios no importan, pero sí el resultado.

Y marqué cerca de 150 veces.. a la 151 entró mi llamada. Me contestó la voz sexy de Idzi, por supuesto, en ese momento me valió sombrilla lo bueno, feo, a la voz del tipo al teléfono… Instintivamente comencé a rogarle. Me dejó esperando en la línea 15 minutos, yo tenía pavor de que al aparato se le terminará en crédito en cualquier momento.

Por obra y gracia de ignoro que Dios del Olimpo, no ocurrió así.

Finalmente, amarro mi llamada, y me hizo suplicar al aire. Para, finalmente, estar, oficialmente en la lista, para poder pasar a recoger mis bellos boletitos hasta el 31 de Mayo…

Pasado un poco el shock, pensé… “Un momento, ¿qué ese día no sale el disco de W?

Nuevamente la crisis, hizo que me serenara para poder salir a desayunar…

Al agregar leche al cereal no podía dejar de pensar en Elizabeth, ¿ya tendría sus boletos?

Es casi seguro que no me dejen ir…

Casi con lágrimas en los ojos, di un sorbo a mi té de manzanilla y otro a mi café…

Por derecho de antigüedad, por ser mi amiga, haberme aguantado tanto y tantos años, se lo merecía. Esos boletos eran de ella. Con esa firme convicción espere hasta las 2:15 para ir a decirle a la puerta del colegio (cualquier semejanza con el título de una canción de Mercurio o cosa similar, es mera coincidencia)

Como todos los días, expuse mi entonces color hospital al sol –ahora es un bello tono pálido cripta- esperando a su salida. Se tardó mucho +mas de lo normal. Y yo, al borde de un colapso nervioso.

Finalmente salió. La tomé de la mano y le dije “Vas a ver a Darren Hayes” ya con los ojos a punto de rivalizar con las cataratas del Niagara. Y entonces ella dijo “Si, ya tengo mis boletos”

Esto no estaba contemplado en mis planes originales. Así que ni modo, tuve que “sacrificarme” y hacerme a la idea de ir… SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!!!!

Sus amigas se peleaban por el sitio restante… pero, por desgracia ya estaba ocupado por alguien non-grato… Finalmente no me dejarían ir sin ella.

Y…

Según yo a usted ya le dio hueva,

Mi hiperactividad me impide seguir escribiendo este post…

No se pierda el siguiente interesantísimo capítulo de Darren Hayes. Crónicas de un sueño Vol. 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *