Lealtad

Y por primera vez en la historia de este blog no es algún pretexto para hablar de Salvador Leal

Se trata +mas bien, de una bonita opinión…

A pesar de lo frívola que aparento ser, o mejor dicho suelo ser la mayor parte de mi tiempo, resulta ser que tengo un código acerca de cómo tratar desde a la persona +mas X hasta el Papa, y en base a ese código, que se rige por orden de cariño… es en dónde la lealtad hace aparición.

¿Según yo, qué demonios es lealtad?

Pues bien, es el fino arte de elegir un proyecto, una amistad, una persona, pareja, etc. Hasta el final de las consecuencias, y no salir corriendo frente a las primeras de cambio, entiéndase con ello, el mejor postor o incomodidad, claro que si ese mejor postor, pues te llega al precio o la incomodidad es un verdadero infierno, que de seguirlo soportando sería un error, entonces cambia radicalmente el giro.

Pues bien, en toda relación, ya sea de trabajo, entre cuates, etc., etc., etc., etc., etc., etc., etc., bebe existí una confianza que va de menor a mayor grado y al mismo tiempo, según yo, debe crecer de forma equivalente el grado esa palabrita que tanto he mencionado en los párrafos anteriores.

Pues bien…

Y en todo lo que he dicho, la neta, no he explicado que fregados, según su servilleta es la lealtad.

Ahora sí, va la buena.

Pues bien. Todo consiste en una serie de actos en los cuales demuestras el interés qué tienes en que ese “algo” prosiga, o sea hacer que ese proyecto (de vida, material, etc.,) llegué

A) a su punto culminante y dé mucho +mas de sí por el tiempo planeado o un poco +mas

B) cerrar el ciclo sin pena ni gloria

C) cerrar el ciclo a tiempo para evitar desastres

D) mantenerlo incluso después de la muerte (ya saben eso del legado a la humanidad)

Entre otros muchos +mas

Aclaremos, esa palabrita es peligrosa, depende de cómo lo entienda cada persona, sus ideas, ideales, prospectos y fines… y sobre todo, si tiene criterio propio o solo es un objeto manipulado por alguien +mas a quién le profesa lealtad (sumisión) absoluta. Hay muchos ejemplos, pero, cómo aquí no hay discriminados por ninguna creencia personal, es reservado para quiénes lo quieran saber a través de minervaoatenea@hotmail.com o bien minervaoatenea@yahoo.com.mx Por si acaso, les recuerdo, este log se trata de mi foro personal en dónde normalmente alabo o despedazo encarnizadamente lo que yo creo… sea lo que sea ¿de acuerdo?

Esta palabrita, es mal utilizada entre gente tan, fina… de esa que carece de todo razonamiento propio…

Ser Fan, también tiene algo que ver con esta “lealtad” pero, por supuesto, esa es otra historia, aunque puedo decir, ser Fan no es lo mismo que ser fan o FAN!!!!. Yo me catalogo en el centro.. ni tan clavada como para no aceptar las opiniones de los demás, ni tan neófita como para no conocer lo básico de aquello de m agrado.

Saliendo de la tangente para regresar a la avenida principal: La lealtad según yo, y ya por fin en pocas palabras es seguir aquello y a aquellos en quienes creen, no ciegamente, sino con la responsabilidad que el pensar te confiere, pensar, claro está por ti mismo, seguir y compartir en quién confías, lo que no quiere decir que no tengas otras cosas, sino todo lo contrario ser “leal” no es lo mismo que ser “fiel”. El concepto de fidelidad en las sociedades humanas es diverso, y en el caso particular de nuestras sociedades latinas me parece un tanto utópico.

Por razones que en algún otro post, diré.

En fin. El choro original era “Ser leal, no significa ser fiel, porque la primera implica seguimiento de algo y la segunda una vulgar forma de no ver lo que tienes ante los ojos” aplicable a cualquier cosa.

¿Han notado, cuando mis choros, toman ese felling serio normalmente es para quejarme amargamente?

¿Si?

Pues acertaron… todo esto es para quejarme

(A quienes no le atinaron, pues, ya tienen un tip pa’ la siguiente)

Resulta ser, que hace un año, conocí a la que hasta hoy, era mi amiga, contra toda regla en mi, se ganó mi confianza en poco tiempo. La excepción confirma la regla. Todo iba bien hasta “mi gran depresión” como es de esperarse, me aleje de todo, para quedarme a cavilar conmigo misma, acerca de mí y toooooodo lo que ello implica. Pues bien, soy creyente de la diversidad, por tanto, mi “amiga” no tenía que ver mucho conmigo… no pienso entrar en detalles. El punto del asunto – ¡Al fin!- mi “amiga” encontró nuevos amigos… Y hoy, esos, sus amigos, me dijeron, es que ya no te pertenece, pero ni siquiera, la infeliz tuvo el valor civil para decírmelo de frente!!!!

Chale!!!

Me lleva el diablo… así que, por favor, comente.

minervaoatenea@hotmail.com minervaoatenea@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *