Los Dioses ha vuelto

Otra noche de insomnio…

Y que mejor que hablar de mis parientes lejanos… los dioses del Olimpo. Es un fragmento de un libro que tuvo a bien, caer en mis garras hace poco:

El Palacio del Olimpo

Los doce dioses y diosas más grandes de la antigua Gracia, llamados dioses del Olimpo, pertenecía a la misma grande y pendenciosa familia. Menospreciaban a los anticuados dioses menores sobre los que gobernaban, pero aún menospreciaban más a los mortales. Los dioses del Olimpo, vivían todos juntos en un enorme palacio erigido entre las nubes, en la cima del monte Olimpo, la cumbre más alta de Grecia. Grandes muros, demasiado empinados para poder ser escalados, protegían el palacio. Los albañiles de los dioses del Olimpo, cíclopes gigantes con un solo ojo, los habían contruido imitando los palacios reales de la Tierra (¿Qué no es al reves? )

En el area meridional, detrás de la sala del consejo, y mirando hacia las famosas ciudades griegas de Atenas, Tebas, Esparta, Corinto, Argos y Micenas, estaban los aposentos privados del rey Zeus, el dios padre, y de la reina Hera, la diosa madre. El ala septentrional del palacio, que miraba a través del valle de Tempe hasta los montes agrestes de Macedonia, albergaba la cocina, la sala de banquetes, la armería, los talleres y las habitaciones de los siervos. En el centro, se abría un patio cuadraro al aire libre, con un claustro, y habitaciones privada s a cada lado, que pertenecían a los otro cinco dioses y las otras cinco diosas del Olimpo. ;ás alla de la cocina y de las habitaciones de los siervos, se encontraban las cabañas de los dioses menores, los cobertizos para los carro, los establos para los cabalos, las csetas para los perrros y una especie de zoo, donde los dioses del Olimpo guardaban sus animales sagrados. Entre éstos, había un oso, un leon, un pavoreal, un ágila, tigres, ciervos, una vaca, una grulla, serpientes, un jabalí, toros blancos, un gato salvaje, ratones, cisnes, garzas, una lechuza una tortuga y un estanque lleno de peces.

En la sala del consejo, los dioses del Olimpo se reunían de vez en cuando para tratar asuntos relacionados con los mortales por ejempo a qué ejército de la Tierra se le debería permitir ganar una guerra o si se debería castigar a tal rey o a tal reina que se hubieran comportado con soberbía y de forma reprobable. Pero casi siempre estaban demasiado metidos en sus propias disputas y pleitos como para ocuparse de asuntos relativos a los mortales.

El rey Zeus tenía un enorme trono negro de mármol pulido de Egipto , decorado con oro. Site escalones levaban hasta él,cada uno esmaltado con uno de los siete colores del arco iris. En lo alto, una túnica azul brillante proclama que todo el cielo le pertenecía solo a él; y sobre el reposabrazos derecho de su trono había un águila áurea con ojos de rubí, que blandía entre sus garras una s varas dentadas de estaño, lo que significaba que Zeus podía matar a cualquier enemigo que quisiera enviándole un rayo. Un manto púrpura de piel de carnero cubría en grío asiento; Zeuz lo usaba para provacar lluvias mágicamente en´pépocas de sequía. Era un dios fuerte, valiente, necio, ruidoso, violento y presumido, que siempre estaba alerta por si su familia intentaba liberarse de él. Tiempo atrás, él se había librado de su cruel, holgazán y caníbal padre, Cronos, rey de los titanes y de las titánidades. Los dioses del Olimpo no podían morir, pero Zeus, con la ayuda de dos de sus hermanosmayores, Hades y Posídón, había desterrado a Cronos a una isla lejana en el Atlántico, probablemente a las Azores o quizá a la isla de Torrey, en la costa de Irlanda. Zeus, Hades y Poseidón se sortearon las tres partes del reino de Cronos. Zeus ganó el cielo, Poseidón el mar y Hades el mundo subterráneo; la Tierra sería compartida. Uno de los símbolos de Zeus era el ágila; otro, el pájaro carpintero.

Cronos consiguió escapar de la isla en una pequeña barca y cambiando de nombrre porel de Saturno, se estableción tranquilamente entre los italianos y se portó muy bien. En realidad, e reinado de Saturno fue conocido como la Edad de Oro, hasta que Zeus descubrió la fuga de Cronos y lo desterró de nuevo. Por aquel entonces, lo mortales de Italia vivían sin trabajar y sin prblemas, comiendo solo bellotas, frutas del bosque, miel y nueces, bebiendo unicamente leche y agua. Nunca participaban en guerras, y pasaban los días bailado y cantando.

La reina Hera tenía un trno de marfin, al que se llegaba subiendo tres escalones. Cuclillos de oro y hojas de sauce decoraban el respaldo y una luna llena colgaba sobre él. Hera se sentaba sobre una peil de vaca, que a veces utilizaba para provoca lluvias mágicamente, si Zeus, porque él se casaba a menudo con mujeres mortales y decía, con una sonrisa burlona, que estos matrimonios no contaban porque esas esposas pronto envejecerían y morirían, y que Hera seguiría siendo siempre su reina, perpetuamente joven y hermosa. “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *