La Mediterranea

Como bien saben, queridos y sabios lectores de este, su humilde blog de confianza, soy una maldita adicta a la cafeína y suelo escaparme por toda la ciudad a tomar café, sola o en compañía de mis amigas. Hoy, en pleno uso de mis facultades como Grinch porque odio la Navidad, me fui con Angie a tomar un café en la cafetería mas cercana al rancho, comencemos pues, con la retahíla de quejas.

1. No saben preparar café
2. No saben describir un mendigo café
3. Se tardan milenios
4. Te entregan el postre antes que el café

Y como estamos antes de la noche de paz, quiero seguir destilando mi ponzoña. Hoy que solo querì un maldito cafè bien hecho, en una tarde maravillosa, pero eso no es lo peor del caso, con tan mal servicio, con tan poca madre… la cantidad a pagar fue exagerada, y no es que sea una avara, todo lo contrario, pero, bueno hasta la pinche mesa nos cobraron.

La Mediterranea, cafeínomanos del mundo hagamos un complo’ en contra de ellos, abandonen esos lugares ademas de malos son caros, ni en Starbucks me han cobrado semejante cantidad por más y mejor trato. Fuera de eso, Feliz Navidad y golpeen al gordo de Santa si no les trae lo que pidieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *