Toda una odisea

Han sido estas ultimas semanitas. Entre que estoy cansada y medio muerta no he tenido tiempo de digerir las cosas. Comencemos con el rumor del cierre del Sheraton María Isabel. Se que atenta contra la soberanía y demás pero la neta, si hay un tipo de nacionalidad que medio detesto es la cubana. Demasiada exposición a la revolución cubana en mi infancia terminó por hacerme odiarlos.

Además, tienen un Starbuks maravilloso sin contar la cantidad de europeos que pululan por las instalaciones y los alrededores. Es más que un hecho que no lo van a cerrar pero fue horrible despertar con esa noticia. Por otro lado no les tengo ningún cariño a los gringos, ni los quiero defender. Aclarado el punto. Pasemos a otra cosa.

Tengo muchas cosas que leer, pero no tengo ganas, quisiera largarme como antes por toda la ciudad sin tener ninguna atadura, pero, siempre hay un maldito pero. Hay mucha gente a la que extraño. La confianza que le perdí a los hombres… el último bastión, mi último amigo me salió con una reverenda estupidez. En fin, se que voy a acabar con mis amigas igual que en Sex and the City.

Ni hablar así es esto.

Necesito música urgentemente. Y unas vacaciones. Pero esto apenas comienza ¿No es verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *