Atento aviso al Dedo Divino y sus secuases

Quiero denunciar un complo’. Del dedo divino, en mi contra. Ayudado por sus secuaces, se ha dedicado a hacerme la vida de cuadritos. Comencemos, con el infarto de mi abuela, luego, la paulatina desaparición de las personas importantes del horizonte de mi vida, y para colmo, hoy, mi tarjeta. ¡Maldito desgraciado!

Creo que mi vida esta fundamentada en un plan de prepago, si, ya sabes, paga antes de disfrutar, pero, estos definitivamente se les está llendo la mano. Es momento de decirle a ese maldito dedo divino, que se busque su ano divino y me deje en paz. Como lo odio. Desde que declare mi amor incondicional al mundo de la oscuridad el desgraciado no para de hacerme bromitas, estupidas, que me dan ganas de pasarlo por la guillotina.

Venganza, si, quiero venganza, pero por hoy, a pelearme con mi banco, y con ese al que llaman Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *