Cita

Conversación

¡Eres un bello cielo de otoño claro y rosa!
Pero en mí la tristeza sube cual marea,
Y deja en el reflujo den mi boca morosa
Un limo amargo y un negro sabor de brea.

Tu mano se desliza vanamente en mi pecho;
Lo que ella encuentra, amiga, es un lugar vacío;
Con la garra y el diente la mujer lo ha deshecho.
Las bestias devoraron este corazón mío.

Es igual que un palacio por la turba asaltado,
Donde beben, se matan, se arrancan el cabello.
¡Flota un perfume en torno de tu desnudo cuello!

¡Belleza, duro azote del alma, lo que quieras!
Con tus ojos de fuego que para mí han brillado
Calcina estos despojos que han dejado las fieras.

Charles Baudelaire
Las flores del mal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *