La mitad de un sueño

Para variar, alguien, mejor conocido como mi padre, tuvo a mal sacarme de la segunda fiesta que con más ansias espere durante todo el año… o sea Armin van Buuren en el Root’s, pero no importa, porque de repente, las cosas sin sentido que habían y siguen ocurriendo en mi asquerosa vida. Ya no importa, de repente recordé que a este mundo llegas sola y te vas tal cual, pero la gente con la que te topas en el proceso hace que de repente se te olvide.

Muchas gracias, amigas y colados por aguantar mis berrinches esa noche… ya les contaré más pero ahora tengo que largarme corriendo a la escuela, porque ya se me hizo tar-di-si-mo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *