La mitad de un sueño Vol. 1

Ahora si, entremos en materia. Todo comienza, con un mail que decía, ya tienes tu cortesía, pero 1. Identificación oficial, he de recordarles, que por algún extraño motivo, fue hurtada, junto con mi cartera y mi tarjeta de mi sacrosanta mochila, así que, que hacer…. maldición.

Segunda, los representantes de la comunidad europea en nuestro país que se SUPONÍA que iban a acompañarnos, ni siquiera estaban confirmados, a excepción de un belga -no sean mendigos albureros, por que el tío es la onda-.

Mis amigas y yo al borde la histeria, pues volver a ver a Armin, era como ver a Dios, de nuevo. Pues nuestra primera impresión, en un lugar, cuyo nombre prefiero no recordar, fue de verdad increíble, ver a ese hombre en las tornamesas es, como si todo retomara el orden que nunca tuvo, y no existiera nada más…

Volviendo al tema, sin tratar de adelantarme, los nervios de punta, y el jueves, a acompañar al Belga a por sus boletos al Root’s, cosa que de verdad entre quiero y no volver a hacer. Una ENORME manta estaba colgada anunciando al tercer mejor dj del mundo en el lugar, que ahora, considero pequeño, después de la cantidad estúpida de gente que a no se quién se le ocurrió que podía caber sin broncas.

Faltaban menos de veinticuatro horas, solo eso… y el sueño, se volvería realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *