Eurofest

Con la novedad, de qué sin Sandy no hay fiesta. Seguramente a muchos de ustedes, amados lectores, les importa un pepino, pero no me lo aguanto y se los cuento. Bajó la sentencia que la mitad del cuarteto de la muerte no iba a ir… me encaminé a Expo Reforma, no iba a imaginar, la trágica escena que iba a acontecer después.
Los boletos llegaron tarde, pero quién nunca llegó fue Gaby, así que se han de imaginar, lo que pasó, pero si no… el Eurofest, valió madres, solo me quede unos minutos… y entre que traigo una gripe del demonio… pues ni eso disfrute. Dedo divino, 1 nosotras 0. pero aún quedan muchas puertas por abrir. Y Sandy, haber si el dedo divino ya deja de estar chingando la madre, pues, no solo a ti te chinga si no a todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *