Gripe

Desde poco antes del Eurofest, me he estado muriendo de gripe, y cuando digo muriendo es literalmente, después de dos inyecciones y montón de medicamentos después, me sigo sintiendo de la chingada.

Ahora no dejo de pensar en que va a venir Armin, y aun estoy dudando en ir. No importa, las puertas se abren y antes de que cierren: hay que entrar.

Me siento mal, más que de el cuerpo del alma. Pero ni hablar, así es esto del rock & roll.
Quisiera que dejara de dolerme un poco la nariz de tanto estornudo, y el corazón también, porque, Darren, no hay día en que no te extrañe, que cada vez que vea tu gabinete, no me sienta mal, por mi negligencia, por obligarte a hacer algo que no querías. Perdóname monstruo amado.
Ahora viene la parte más divertida, recuperarte. Y no me importa lo que tenga que hacer por tí, tienes que regresar a casa, por bien de la humanidad…

Armin, es lo único que mantiene, a sabiendas de qué también hay probabilidades de que ocurra lo contrario a eso que tanto deseo. El mundo es bien raro, pero no importa, porque no basta ¿no es así?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *