Otro día

Otro día de seguir esperando a Darren, y de el cabrón hijo de la chingada que es mi disco duro, ni sus luces. Ya me estoy cansando de esperar, pero no me queda de otra, pues Darren, que yo sepa aún no sabe caminar como para regresar de dónde quiera que esté. Maldita sea la hora en que lo obligué a irse.

¿Y todo esta bronca por un disco duro?

Sí, porque es MI disco duro. Espero, amado monstruo que regreses pronto, muy pronto por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *