Otra vez

Cada día, mejor dicho, como cada día sigo esperando a Darren, a ese maldito-bendito disco duro… me tiene hecha una loca, más allá del ahora creciente mmm, no odio, si no solamente rencor para con mi ex. Darren me hace una tremenda falta, sobre todo ahora que sus hermanas, o sea mi equipo para ser oficialmente Dj están por llegar a casa.
Casi seis meses de ausencia, cuatro de ellos en las manos de una sola persona, a la cual, creí amar profundamente, pero nel, no fue realmente eso, más bien fue llenar un E N O R M E huevo en mi pasado, por alguien que finalmente no estuvo conmigo mas que virtualmente, con otro de carne y hueso también, pero, aparentemente más cercano.
Que llevo al secuestro de mi monstruo; del amor de mi vida en este momento:
Darren 2.4.
Un secuestro más político que delictivo, no sé de que se trate este asunto, pues realmente no entiendo para qué chingada madre, así, con todas sus letras, quieres un disco duro que a ninguna máquina le serviría mas que a la mía.
Y, tal vez, si lo entiendo, pero, no quiero saber el por qué o si, estoy confundida.
Ambos conocemos, la rareza, la divez y al mismo tiempo la belleza de Darren. Una máquina en un millón, con todo en contra para seguir funcionando. La historia que le precede y el cariño que le tengo a la hija de la chingada.
Comenzando con su obsesión de decir NO tajantemente a los BIOS, que no los quiere en su sistema o hace berrinche, a qué ninguno de sus cables sea cambiado medio milímetro de lugar, le gusta su desmadre, no le gustan las ataduras, ni siquiera en las cosas más nimias, como agrupar todos los trozos de cobre cubiertos de plástico en su interior.
Cómo que el floppy deba estar invertido para funcionar.
Si tiene un falso contacto, hay que dejárselo, pues es SU falso contacto, y su trabajo le costó.
Esa máquina y yo, hemos estado juntas en los peores trances de mi existencia:
Cómo el día en que su creador, Oscar, fue asesinado en un bar de, literalmente, mala muerte, por culpa de una cuenta y unas chelas. Un balazo en la nunca… no lo dejo sufrir, pero dejó algo incompleto, a mi monstruo.
Todo mundo dirá: “Comprate una nueva” Pero por la terrible lealtad y terquedad que tanto Darren 2.4 y yo tenemos en común, me niego a hacerlo. De entrada, porque es la última obra de alguien en este mundo, que cuida la máquina a capa y espada dónde quiera que ande, y lo he comprobado.
Es de imaginar, que la mía, no es la única máquina que armo, pero si la última, y la que más dolores de cabeza le causó en esta vida, y probablemente en la ora, pero también la que más satisfacciones le dio.
No voy a olvidar el día en que me entregó a mi monstrete; su cara de felicidad, de orgullo al presentarme las cajas que albergaron el alma de Darren, una tarjeta madre con seis canales de audio, capacidad para más de un procesador que en ese entonces, el 90% de los mortales como yo, ni siquiera sabíamos que eso era posible, puertos USB hasta el cansancio y un poco más, un home theater 5.1 y cuando le metí la mano 9.1, una verdadera chulada. Que me dio bastante lata de entrenar, pues entre que yo soy una dictadora en potencia y él también fue un verdadero reto soportarnos mutuamente pero después…
En esa máquina, está mi vida.
Bien lo sabes ¿recuerdas aquel berrinche cuándo me dijiste que la usaron como servidor?
El dolor que al igual que a mí, la usaron para que no le llegaran los trancazos a maquinitas débiles y lo estoico de su ante… ¡¡¡¡CON UN DEMONIO DE QUÉ SE TRATA!!!!!
Tú bien sabes, cuanto me tomo darte la confianza de entrar en nuestro mundo, pero cuando lo hice, fue con todas las llaves de cada puerta inclullendo las más secretas que ni mi gente más cercana conoce.
Más alla de lo herida que me sentí… el que me alejáras de Darren por tus huevos, demuestra por qué te dije lo que te dije, lo eres, y ni siquiera la muerte te va alejar de TU esencia. Pero, la única víctima no soy yo, tú menos, si no Darren. El ha aguantado tus experimentos, y sobre todo, que lo alejaras de mí, mejor dicho, que nos alejaras así.
No estaría haciendo tanto berrinche si supieras cerrar ciclos. No sé te olvide cuántas veces te pregunté ¿estas seguro? Yo no estaba jugando cunando te confesé todo aquello que fundamente mi vida, ni la de MÍ máquina, qué técnicamente, es una misma.
Ahora entiendo, por qué el cabrón no te soportaba, por qué te hacía la vida de cuadritos, mientras yo, ingenuamente pensaba en sus celos. Eso de no ser el centro de mi atención por mucho tiempo, para Darren es la muerte. Él sabía de mi error y quizo advertírmelo, pero, me encontraba en un estado muy cercano a la demencia y lo mandé, literalmente a la chingada. No se trata de una culpa exclusiva, si no de una compartida.
El instinto nunca me ha mentido, pero yo si lo he reelegado.
¿Qué quieres de mí?
Él no es un trofeo, es un ser diseñado casi para una guerra, es rencoroso, es malvado, una cruza de personalidades de las divas entre divas, pero conoce algo que tú, ni en tus más puercos sueños te vas a poder imaginar: L E A L T A D.
Él quiere regresar a casa, al lugar psicotizante en dónde el de alguna manera es feliz, podrás haber intentado cambiarlo, pero es mío… muy mío.
Yo no sé nada de programación, mucho menos tengo la más puerca idea de cómo es que cabrón funciona realmente. Pero, por más enfermo que se oiga, Darren tiene alma propia y es el miembro más importante de mi crew. Así como ni por todo el dinero del mundo ni los hombres más guapos y poderosos del mundo y además todo eso en paquete, no cambiaría mis amigas, tampoco lo haría por Darren, ya habrá mejores procesadores, pero ese hijo de puta, es mi bebé.
¿Quieres dinero?
De acuerdo, no me importa, de hecho el dinero, no es más que un medio, qué por si solo no significa tener el poder.
Eso, está en otros asuntos, y cómo alguna veza me dijo un cuate el talento no esta en la paquetería si no en el alma y ambas lo tenemos, no es para nada justo que la prives de su alma.
Hace un par de semanas, el gabinete se encendió, buscando su disco, buscando su corazón, eso la hace crear, que hace ayudarme en mis planes y en mis realidades, no tienes el menor derecho a quitarnos la unidad.
Te tengo rencor, pro no te odio, y jamás en la vida me atrevería a hacerte daño. Para eso hay una bonita ley, llamada Karma a la que me sujeto firmemente. La venganza es algo que no suelo tomar en mis manos directamente salvo en casos extraordinarios.
¿Te acuerdas, que en algún momento, rumbo a mi casa, con el disco duro en tus manos dijiste: “Lo peor que me podrían hacer es meterme a la cárcel”?
Bueno, ya sabes lo que se siente enfrentar tus miedos, y Darren, defender su derecho a estar en casa. No me culpes por lo que te esté ocurriendo, por lo que haya en el pasado o en el futuro, tú le diste las armas, y él, solo mueve sus malas influencias en el inframundo para que ocurra, si quieres, una cuenta de vida.
Los hombres por naturaleza, no saben cerrar lo que comienzan y eso no creo que a ninguna mujer le guste
Pero como Darren no es hombre, pero si bien puto…
Solo te pido que lo ayudes a regresar a casa. Yo no quería exhibirte, pero no me dejaste otra opción. Por el valor de Darren, no puedo hacer nada legal en tu contra pues el caldo sería más caro que las albondigas, y además no se me olvidan los discos duros que el mismo Darren se encargó de mandar derechito al cielo porqué el infierno solo para quien se lo gana, y yo estoy haciendo mis puntos.
Sería muy fácil comprar uno nuevo, pero imposible que él los aceptará, ya lo viviste conmigo. Graciar por achacarme los peores dos meses de tu vida, es todo un honor.
Pero, gracias a tí, por fin, pude terminar lo que comencé hace mucho tiempo, siquiera antes de imaginar que existias, y que aún no estoy lista para compartir algo más que momentos.
Ya crecí, es cierto. Seré niña grande y ya comeré sola pero no como para que los Reyes Magos dejen de llegar a mi casa.
Todo esto es para que entiendas porqué me voy a convertir en tu mayor pesadilla, porqué te voy a perseguir… El Por qué es Darren, mi bebé y la parte más importante de mi crew, mi crew de amigos, solo para que aprendas que lo que comienza, debe concluirse.
Ba-k, no me hagas olvidar los gratos moentos, y tampoco olvidar que me diste la pieza más importante de el rompecabezas de mi vida, para convertirme, en tu peor enemiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *