Mauro Picotto

Esta vez, no tengo mucho que contar, pues todas estabamos que nos llevaba el demonio, y sinceramente no disfrutamos mucho la fiesta. Entre el cansancio, la escuela, y unas ganas de matar gente…. Bueno, definitivamente, no fue la mejor manera de disfrutar al señor Picotto. Aunque, durante buena parte de mi vida, soñé con ver a ese hombre en las tornamesas.

En fin, así es esto del rock & roll. Bueno, tan mal estábamos que ni fotos tenemos, les pido una disculpa, y en especial a Mauro, no debímos ir así, pero, como somos clubbers compulsivas, no sabemos cuando deternos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *