Andy Moor

La neta, sigo asquerosamente cansada, entre correr de una escuela a otra, y asimilar que la primera fiesta del año estuvo de poca madre de buena. Aunque con sus inconvenientes, pues los miembros de la comunidad europea y rancho del norte del bravo, que nos acompañaron llegaron…, llegaron…, bueno, finalmente llegaron después de ver las luchas, o lo que es lo mismo, bien pinche tarde, y a Sandy, Angie y a mi, casi nos da un infarto del susto, pero, permitame presentarselos.

Con el alma, de nuevo en el cuerpo, y después de las presentaciones de ley, mentadas de madre,etc. Entramos a una parte del Root’s que no conocíamos, de hecho, mucho más cómoda y privada… y, ¡me lleva la chingada! Me tengo que ir a clase, luego les termino de contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *