Chale

Es lo único que puedo decir ahora que tengo que arrastrarme al otro lado de la ciudad para ir a mi clase de francés, me invade la hueva, además de que ya llevo varios días sin dormir en paz

  • Por ir con Angie a ver la cosa amorfa de KM 31, y si, es tan mala como se oye, de hecho hasta da risa, pero, yo, soy bien pinche miedosa
  • La nueva carga de trabajo
  • Ir a la escuela en la mañana, cuando solía dormir a esas horas y con ello, ando sumamente estupida
  • Un chingo de libros que quiero leer y otro montón más que DE-BO leer.
  • Se acercan los examenes extraordinarios y también las fiestas a las que no quiero dejar de ir.
  • Los cumpleaños de Angie y Sandy que amenazan con quebrar mi económia
  • Extraño a Darren 2.4, mi ordenador maldito.

Básicamente es por eso, y sinceramente no es tan pesado, pero yo estaba acostumbrada a no hacer NI MADRES en ningún momento, y aunado a una sorpresa que estoy tramando para Octubre, siempre y cuando el dedo divino no meta la mano… me tienen hecha un manojo de nervios cansados. Me urgen unas vacaciones, pero, la neta no me las merezco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *