Gabriel & Dresden Noches que no se olvidan

Retomando desde dónde me quedé y pa’que también ustedes se acuerden:

Con boletos en mano, y finalmente superado el trauma de la anterior fiesta en el City Hall, el cuarteto de la muerte se instaló en su lugar definitivo para la noche. Sandy, volteó, como es su costumbre, impelida por su radar, instinto o como gusten llamarle, con el que siempre detecta a los amigos, al manager del Dj o al Dj que quiere pasar desapercibido.
Esta vez, le atinó a un amigo, como ya había dicho, de esos a los que le debes todo, esta vez hablo a título personal no en nombre del cuarteto de la muerte. Me refiero a Kaeri Tedla. A quien hace mucho no veía su servilleta, han de imaginar mi impresion para que lo haya dicho ya dos veces y que Gabriel & Dresden no me importen tanto en este momento.
Y después de una semana, siga igual de traumada. Volviendo al tema. Bajo a saludarme y de paso a mis amigas, me sorprende realmente que se acordará de el trío de locas que erámos hasta apenas hace seis meses. ( Osea Angie, Sandy, yo, pues Gaby se unió para formar al cuarteto por ahí de Septiembre) Y más sorprendente aún que de vez en cuando lea las estupideces de su servilleta. Después de poner cara de idiota -yo por supuesto- porque ¡¡¡TENIA QUE SER EN EL CITY HALL!!!, tomar las fotos de rigor, que no he subido por que aún estan en poder de la dueña de la cámara Angie.
Finalmente el deber lo llamó y nos dejo a la espera de Gabriel & Dresden, esos djs que han dejado marca indeleble en el corazón del cuarteto de la muerte, que decir, en nuestras almas o en nuestras vidas.
La primera que pusieron fue un remix hecho por ellos -creo, corrijan mi pendejez de no ser así- a los Red Hot Chili Pepers. Seguido de Barbarabatiri, que me parece haber sido la única en reconocerlo.
Como es costumbre, llevamos bonitos carteles pidiendo rolas, y todas, perdón TODAS las que pedimos esos monstruos las tocaron en las bocinotas como tanto nos gusta. Arcadia mezclada con una rola de no recuerdo quien, pero que me se de memoria, aunque no recuerde su nombre en este momento, Tracking Treasures Down, seguida de Zocalo, Beautiful Things… Todos unos caballeros con las tornas, con la gente, mientras ellos también cantaban.
Gaby, se nos fue temprano, pues las labores ñoñiles le impidieron quedarse toda la noche, pero, no podía irse sin cumplir con otra bonita tradición que es despedirse del Dj, esta vez por escrito en un cártel, ¡Que le pidieron! y en este momento, ese trozo de papel Revolución de 110 x 50 cm está en alguna parte del mundo con ellos. Mientras, al mismo tiempo le daban el autografo de ley, y de fondo teníamos Zocalo (de Armin van Buuren en un remix de Gabriel & Dresden).
Uno de los mejores sets escuchados por esta miserable mortal en su vida, solo, y solo por debajo de el de Tiësto en la Plaza de toros -que por cierto escuchaba entre la inconciencia y el coma-.
Los muchachos bajaron de la cabina, para salir del club, y de paso tomarse fotos con la gente enferma como nosotras que le encanta su música. Aunque, son las peores fotos con Djs que tenemos y probablemente ellos dirían, “son las peores fotos que nos hemos tomado con las fan’s”
Si no me la cree, cheque dos posts hacia abajo.
Una de esas noches que no voy a olvidar, aunque tenga Alzhaimer.
Ahora si las zurraderas de culo.
  • La banda, mala vibra, que nos estubo chingando toda la noche porque no’mas no les caen los fan’s de adeveras, y además, ni autoridad moral tenían para hablar, por cierto, nuevamente por ley divina, los dj’s de la noche se la cobraron sin saberlo,pues ni autografo les toco.
  • El desconocimiento de los dueños del City Hall de la palabra MANTENIMIENTO
  • Que nuestras fotos hayan salido de la chingada y nuestros videos peor.
  • Que se rompiera mi tiara
  • La gente enferma que estubo grabando al cuarteto de la muerte (para variar)
  • El ASQUEROSO SERVICIO DE SANBORN’S QUE ESTA SOBRE MOLIERE. Nos sirvieron cuando se les dio la gana, nos ignoraron, pues el capitán estaba muy ocupado echandole el can a una empleada y viboreando(nos). Las caras de les servimos, y les estamos haciendo un favor ¿eh? Y ni siquiera tienen libros o buzón de quejas. Evitelo, porque además del mal servicio, cobran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *