Volviendo a la vida normal

Que no acaba de gustarme, y que Sandy y Angie están en crisis porque cumplen 20, me han estado cayendo veintes a mi también, con eso de que la depre también la compartirmos.
Los últimos cuatro años de mi mugrosa vida, han sido los más traumantes en mi corta historia. Pues he ido de extremo a extremo muchas veces en bien poco tiempo, de no saber que chingados es un bit a regentear un blog que amenaza con cumplir tres años, o de simple melomana a aprendiz de Dj. Las cosas y las personas cambian, y eso, me parece que es parte del asunto de cumplir años, ser niña grande y hacer cómo que maduro.
Todo esto es obra de los podcast de dixo (Frecuencia y Sónika) para ser más exacta, pues, ya no soy la que no sabe quien demonios es Paul van Dyk, pero tampoco la que está al día de lo que sucede ya de menos a la semana en en el maravilloso mundo de la música en parte, porque llevo seis meses sin ordenador (snif, perdoname donde andes Darren 2.4), que mi vida, no anda precisamente en su mejor momento pues ese fue el 2002, aunque tampoco tan de la chingada, como cuando me quede ciega… por seis meses. Esa es otra historia.
He cometido muchas pendejadas, pero, sin ellas, no tendría absolutamente nada de lo que ahora es el pilar de mi vida. Aburrimiento, y al mismo tiempo, tengo un chingo de cosas que hacer, y finalmente, después de cuatro largos años, acepté la muerte de W FM, que sin duda, me dolió más que cuando mi abuelo se fue al mundo de los muertos.
Me faltaba algo por cerrar, y parece, que finalmente lo logre. Parece ser, solamente.
Mis traumas están en su lugar, junto con mis deseos, mis temores, mis sueños y bastantes perversiones. Y hasta ya la llevo tranquila hasta con el destino que no había dejado de jugar conmigo sin yo entender el juego. Aunque ahora el tiempo es lo que más me hace falta, me parece estar haciendo lo correcto, quién sabe dónde acabe con esto que llaman vida, pero ¡Al fin! se esta poniendo divertida.
P.D. Felicidades a mi y a todas mis hermanas de género, y pinches hombres ponganse las pilas, nosotras tenemos un día porque nos lo ganamos… o que, ¿quieren un día por solo tener pene?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *