Cumpleaños

Últimamente, para ser precisa la última semana no sé que demonios me está pasando pareciera que todos mis alter egos estuvieran frenéticos para hacer diabluras, pero de esas de las que te arrepientes el resto de tu vida. Ni siquiera me doy cuenta de lo que hago, le echaría la culpa al stress, o al cambio dramático del horario de mi vida.

Quién sabe que sea, y mi psiquiatra de confianza hace mucho que dejo de estar cerca. Lo único que puedo hacer es bajar la cabeza y aceptar el castigo que la ley del karma me depare además de la venganza que en este caso me la merezco. La neta, perdónenme saben muy bien que se me da lo de hacer, o decir pendejadas, que ni yo sé porque las hago, igual que niña chiquita.

Vale madres, no tengo dónde o qué decir, más que todo aquello que planeen hacer para vengarse ojala lo graben y lo exhiban en you tube, pues de paso suben mi raiting además de exhibirme como me lo merezco.

Tratando de compensar el daño, y de esto si me voy a arrepentir el resto de mi vida.

Mi peor apodo es: Lechón

La gran mayoría de las obscenidades de este blog son vilmente pirateadas del podcast de Frecuencia, de hecho hasta la actitud real de su bloggera de confianza, pues original no soy, todo viene de alguien llamado Alejandro Franco.

Chus y Ceballos no han regresado a esta, la ciudad de México por el acoso al que los sometió el entonces trío de la muerte, ni madres, fui yo, tanto, que Pablo Ceballos nada más me vio en el Living de Reforma y salió corriendo.

No se me ocurre ninguna más por el momento pero ya se encargaran de refrescarme la memoria.

Pasando a otro tema, finalmente encontré la dirección de EL café árabe.

CAFÉ EL CAIRO
Michoacán esquina con Yautepec, Colonia Condesa

Abierto todos los días de 9:00 AM a 10:30 PM

Tel: 52117509

También tienen servicio a domicilio y el número es 52117509

La foto de la comida del post anterior se trata de un plato libanés, y si se les hizo agua la boca, en serio tienen razón porque está asquerosamente rico. $119.00 pesos, el charawarma es una especie de taco de pan árabe con carne adentro y verdurita, que también es muy, pero muy rico $65.00 Keppé crudo, que no recuerdo que demonios era, pero seguramente estaba inmundamente delicioso $42.00, y lo más importante de todo el Hooka que aquí le pusieron Narguile, no soy experta en estas cosas interculturales así que corríjanme por lo que más quieran, si ya la regué. $115.00 con dos bebidas ¡ADEMÀS! El carbón de repuesto solo $5 pesitos y a fumar como enajenados, claro que después sales entre mareado y happy, a petición de las cumpleañeras elegimos canela y mango y sabe bien raro, como a mora azul o algo así, pero bien rico. Según yo el carbón dura como una hora, ¡que chingados importa el repuesto es bien barato! La comida está súper condimentada así que no se espanten si ya no pueden con el plato completo.

Pues bien, le marcaron a Gaby que había trabajado todo el día para salir temprano y vernos en un pub, pues sinceramente ya estamos medio hartas de ser nenas de cafetería.

Sacó la lap y la pusimos en medio de la mesa para que las cinco viéramos el regalote de Sandrita, ya dije mil veces cual es, pero me importa un reverendo pepino: Another day at the office. Y el mesero del celtics ya nos tenía bastante hartas, aunque hizo el intento de hacerse el chido pero interrumpir a cinco viejas enajenadas con un holandés es muuuuuuuuuuy peligroso.

Ese es el resumen de el viernes, 9 de Marzo de 2007, cuando 2/4 del cuarteto de la muerte cumplieron 20 años, y la que sigue soy yo –el 20 de junio cumplo 20 y me da harta risa- , y por increíble que parezca yo, soy la menor y la que se ve más pinche acabada de las cuatro, aunque Gaby es la mayor de nosotras y la que se ve más pequeña.

Hay veces como esta que me da miedo seguir escribiendo en este blog que luego me mete en problemas con los seres que más quiero en este asqueroso mundo, el cuarteto de la muerte. Pero no puedo dejarlo, pues como lo habrán notado ya, mi ego es muy grande como para quedarse solamente escribiendo diarios de quinceañera –aunque también lo hago- tengo que aprender a medir mi lengua y de paso lo que subo y lo que no.

El daño está hecho y solo espero que me perdonen un día de estos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *