Hace mucho

Una de las cosas que había dejado de poner, en este, su blog de confianza son citas de libros, de esos, que al menos a mi me revuelven el alma, aunque, de repente parece que no tengo, igual que tampoco parece que tenga corazón… el punto es que hace mucho no subo nada de esto, y espero, sinceramente que esta seccción períodica, o cada que me acuerde que tengo un blog que ya leen más de cinco personas, además del cuarteto de la muerte.. Ojalá que estos pedacitos, como en su momento lo hicieron por mí, les muevan algo para prácticar un deporte, que, por desgracia en nuestro país no es muy común. o sea, agarrar un libro y no soltarlo hasta terminarlo. Sin que te lo den en la escuela, sin fecha precisa para terminarlo, pues te espera un exmene. que por cierto me zurra tener que terminar un libro, un cuento, o incluso tener que escribir con una fecha, pues, definiticamente, esto tiene que senirse, tiene que doler, hacerte llorar, reír y poner cara de idiota cada vez que recuerdas una escena… básicamente es como el blues si no se siente, si no te duele, si no te mueve, no se ve bonito.

Y todo este pinche choro es para revivir está vieja sección, para esos momentos en los que, se me seca el cerebro que tengo montones de cosas que hacer y poco tiempo parea pensar, y si alguien le sirve, que se lo fusile, y si se puede COMPRE EL LIBRO, y haga con ello más grande el mercado de ellos los libros, para que no se queje ni el INEGI, ni la SEP, o las editoriales. Para que no salgan con la clásica “ESTÁ BIEN CHIDO PERO NO VA A VENDER” Aunquetambién suena a rollo de disquera, bueno, el punto es ese, y si no les gustó siempre pueden cambiarle de blog o lo que es lo mismo, leer las pendejadas de alguien más.

Ahí les va

“En los períodos de calma soy la indolencia y la timidez mismas. Todo me arrreda, me desanima. El vuelo de una mosca me asusta. Alrma mi pereza teneer que hacer un gesto o decir una palabra . El termor y la vergüenza me desaniman hasta el extremo de que quisiera hacerme invisible a todo el mundo. Si conviene obrar, no sé que hacer; si conviene hablar, no sé que decir; si me miran me turbo. Apasionado doy a veces con lo que debo decir, pero en la conversación ordinaria, no encuentro absolutamente nada que decir; me es insoportable por el mero hecho de que me obliga a hablar.

Añádase a esto que ninguno de mis gustos se satisface con dinero. Necesito goces puros, y el oro los envanece a todos. Por ejememplo me gustan los placeres de la mesa: pero no pudiendo sufirr las molestías de la etiqueta, ni la crápula de las tabernas, no puedo disfrutarlo sino con un amigo, porque solo me es imposible. En este caso mi imaginación se ocupa en otras cosaas y no hallo ningún goce en comer. Si el ardor de la sangre me excita a los placeres sensuales, mi corazón conmovido me exije también amor. Ciomprado perdería a mis ojos su encanto, y dudo que pudiese aprovecharlo. Lo propio me sucede con todos los placeres que se hallan a mi alcance; pagados , son desabridos. Sólo me gusta lo que no pertenece más que al primero que sabe gozarlo.

El oro nunca me ha parecido tan precioso como se supone. Hay más

¡Nunca me ha parecido muy cómodo; por si mismo para nada sirve; para gozar de su posición es preciso transformalo: hay que regatear, verse engañado muchas veces, pagar bien y verse mal servido. Quisiera una cosa buena por su cálidad: con mi dinero estoy segurode obtner mala.Compro caro un huevo fresco y me lodon pasado; una magnífica fruta resulta verde; me agrada una mujer está deteriorada; me gusta el buen vino, pero ¿dónde lo encuentro? ¿En una taberna? Dondequiera que sea me darán veneno. ¿Quiero estar bien servido? ¡Cuántos apuros, cuántas díficultades! ¡Tener amigos, correspondencia, hacer encargos, escribir, ir y enir, esperar; y al fin por lo común verse engañado! ¡Cuánto embarazao por mi dinero!

Es más de temer que de estimar el buen vino.

Juan Jacobo Rousseau

Las Confesiones

Libro 1

Si subo esto, me cae de madres, que es porque me quedó el saco.

En una de esas ahora comúnmes noches de “me estoy muriendo de cansaancio y no me puedo dormir” en las que a fuerzas tengo que ponerme a leeer, porque mi mente, mi alma y mi sombra lo reclamen aunque l pinche cuerpo opine lo contrario, y luego este todo el día chingando, pues, definiticametne, soy nocturna y solo me da sueño cuando los parjarillos comienzan a cantar… no cabe duda, lo mío, lo mío es vivir de noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *