One more time

Estoy enferma, y de verdad, me zurra estarlo, pero con eso de qué vivo en la ciudad de México y que mis padres me heredaron genes lo suficientemente defectuosos como para que yo no tenga un sistema inmunologico descente, pues ya me chingue. Ayer, que, de plano tuve que quedarme en casa para gozar de mi gripe y pensar en las mil y un cosas que no he hecho y las pocas que si he hecho… me deprimió lo suficiente como para odiar un poco más mi vida. Y luego de enterarme que hay gente en este mundo que es holandes, acaba de terminar una maestria y es Dj. Me zurra aún más.
Pero lo que de verdad me saca de quizio es no haber ido a ayer a mi clase de francés. Pues el rush de la gripa estaba tan cabrón que nada más levantarme de la cama me mareaba. Yo sé que Mohamed, mi maestro se va enojar, pero no tanto como yo, que me emputa estar enferma y no poder hacer lo que quier hacer.
En este momento tendría que estar en una clase, pero yo se que el cabrón ya me mandó a final, ni hablar, así esto del rock & roll, eso me ganó por pasar demasiado tiempo soñando y escribiendo, pero si no lo hago, definitivamente me desconfiguro de tanto veneno.
Maldita primavera que ya revivió mi alergia. Me vale, en algún momento alguien Turn on the music, y con ello me regresaran las ganas de seguir por dónde el Destino me obliga por más que me le quiera salir del huacal (cajón, orden), el se encarga de no dejarme ir. A las pruebas me remito aunque ni yo las entiendo. Cómo sea, otro día en el que no estoy haciendo lo que debería hacer, me siento mal, y mi alma, mi mente y de paso mi sobra están dónde no necesito que esten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *