Tania

Lunes y ya me estoy muriendo, en serio. Eso de cambiar el horario de mi vida me está transtornando mucho más de lo que esperaba. Para empezar, siempre estoy cansada, pues estoy acostumbrada, no, NECESITO dormir de día para estar tranquila y funcionar, pero, con eso de que ahora tengo que dormir como la gente descente, pues no’mas no me acomodo y además de eso… Mi úlcera ha vuelto. La desgraciada se llama Tania y lleva viviendo conmigo algo así como diez años. Yo sé que es una relación destructiva, pero no me imagino sin ella, aunque ¡ah como fastidia!

Ahora no puedo comer absolutamente nada sin mi buen amigo Melox como bebida, pero, tampoco puedo dejar de tomar café & friend’s porque me duermo a la mitad de mis malditas clases. El Sábado no llegué a mi amada clase de francés.

Lo que pasa conmigo simplemente es el horario, el cambio de horario, y la primavera.

Necesito un antídoto, o lo que es lo mismo, una fiesta URGENTEMENTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *