Parece ser

Que mi lapsus depresivo compulsivo de ayer, ya paso, parece ser, aunque todavía me duele la mano del madrazo que me metí con la puerta, persiguiendo a mi gata por todo el patio a eso de las tres de la mañana y sin querer se me atravezó una puerta… así que no podia mover el brazo casi para nada…

Bueno, al menos el golpe me acomodó un par de neuronas que traia sueltas, aparentemente. Tengo la pinche mano negra del moreton que me quedó.

Una disculpa queridos lectores, pero si me pase imbecil ayer.

Sin más que hacer, me voy a ver al matasanos porque me arde la mano todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *