Habia algo

Que me resistía aún aceptar, y a casi un año que Darren Hayes, se casó con su novio, apenas lo voy aceptando. Si, es gay, todo aquel que me lo dijo desde hace tiempo y recibió una golpiza virtual o verbal de mi parte, puede mofarse de mí cuanto se le de la gana. Pero lo cierto es que a mí, siempre me ha gustado su música, pues marcó el inicio de mi adicción, mucho antes de que yo supiera la diferencia entre mainstream y underground, pop, house, etc. Y también me gusta él, pero ya chingue a mi madre.
Estoy feliz porque él, está feliz, y finalmente comprobó mi teoría, Dios, es gay. Su nuevo disco ya salió, ya no ando tan fan como antes, en parte por la desilución del amor platónico. Pero de Darren, cuando estaba en savage garden hay dos rolas que me marcaron para siempre, por más mainstream que sean, por más que las pongan en bodas, quince años y en Alfa, siempre, siempre me van a recordar que la música es mi mejor amiga, con todo y que sea bien pinche celosa de sus súbditos.
To the moon & Back y Truly Madly Deeply, me recuerdan la nenita frágil que era, y sigo siendo, metida en su mundo, para que no la lástimen… en fin, soy bien fresa, cursi y demás.

Y ya que ando en estas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *