Nada es perfecto

Darren y yo, seguimos en proceso de reconciliación, y eso me hace muy feliz, también que este blog este teniendo mejores vistas, gracias amable lector, pero no todo es perfecto, pues no encuentro mis lentes por ningun lado. Veo raro, borrozo y hasta mareada estoy. Y eso me remite de inmediato a esa horrible etapa de mi vida, hace poco más de seis años, cuando un simple dolor de cabeza, desencadenó mi peor pesadilla.
En dos semanas perdí el 80% de la visión, la luz de un celular, de esos que no tenían pantallas con pinche mil colores, ni camara, a dos metros y con vendas me mataba. Y todo por un dolor de cabeza, al que no le hice caso. El día siempre ha sido una tortura para mí, pero esa temporada oscura, literal, fue la peor. Finalmente después de un tratamiento sumamente agresivo con cortizona y sus parientes, diez mil pruebas y demás, recupere la vista, claro con daño en el nervio optico, cornea y demás por la inflamación que me dejan sin ser candidata a una operación para correción… Ese maldito tratamiento me costo el pelo, y aun sigo sin recuperarlo del todo, subi treinta kilos, de los cuales solo he podido perder 10. Pero a cambio, como no podía ver la tele, leer, o nada, me trajo la adicción a la música, y a W FM.

Por eso me dolió tanto cuando una mañana me encontré un noticiario en lugar del turno del Franco… poco a poco se fueron extinguiendo todos los espacios de lo que alguna vez fue la FrecuenciAdictiva, y el último que me quedaba osea el chillout room de Kaeri Tedla, también desapareció pero hasta un año después.

Definitivamente ese fue el peor momento de mi vida, en los que finalmente me decidí a salir de mi cueva y conocer el mundo, pues, desde entonces tengo la impresión de que la vida se me escapa, que pierdo el tiempo en un salón de clases, cuando podría estar caminando por Reforma, viendo a la gente pasar, a los arbolitos, edificios, el sonido de la imitación de bosque que es Chapultepec. No sé, vivir, no atada a un régimen escolar que me quita todo el tiempo, tiempo que me va a hacer falta para otras cosas.

También es por eso que me decidí, con la ayuda de la envidia, a escrbir en este blog, pues si mis parientes en el Olimpo me reclaman antes de concluir o siquiera comenzar mis planes, algo quedará de mí en la red. Con todos mis traumas, mis recuerdos, mis amigos…

¡Quién diría que perder mis lentes me traería estos recurdos! De cuando no podia ver más que con los sonidos de la radio, de la música, y de mis amigos. Por eso no soporto la luz, por eso amo la oscuridad, donde los colores no estan tan brillantes que me impidan verlos. Gracias a quienes han estado conmigo, sabiendolo o no. Gracias música, gracias Darren, gracias vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *