Paul van Dyk en Mexico Vol. II

Parece ser que ya estoy más ecuánime como para hablarles, mis queridos y amados lectores, de el señor Paul van Dyk.

Recuerdos que me hacen sentir la nostalgia de los tiempos en que era asquerosamente feliz, con todo y que sea el amo y señor del mainstream (abajito de Tiësto, no se me enojen fan’s que tengo empate con la trinidad del trance, nada más que si, Tiestote vende más). El hombre coronado por las masas este año como el mejor Dj del mundo, vino a saludarnos y presentarnos parte de su nuevo discote:

In Between…

El cuarteto de la muerte, se reunió en el aeropuerto para acechar, ejem, ver si encontrábamos a PVD en ese lugar pues acercarsele en el masivo iba estar imposible. La foto, y el autógrafo que aún no tiene su servilleta, bien lo valían. Llegamos a las once con toda la pila del mundo -es un decir porque de los nervios está bloggera no durmió más que dos horas- para salir a eso de las dos con caras de desilucion por no haberlo encontrado a eso de las dos de la tarde o un poco más ya no recuerdo.

Entregué los boletos a sus respectivas dueñas, y nos separamos, Angie y Sandy de regreso a sus casas Gaby y yo a casa de Gaby, en el camino, escuchando rolas, de esas como para cortarse las venas con galletas de animalitos, y recordando como abuelitas.

No podía más con mi alma, así que después de comer, según yo, iba a dormirme una hora para después ir a mi clase, pero nel, me quede taaaaaaaan jetona que no llegue ni oí mi alarma, obvio me adueñe de la cama de Gaby y ella tuvo que irse a la de su mamá, porque no tenía pa’ cuando despertar.

La hora de la reunión del cuarteto de la muerte era a las 9 en el Centro Banamex, así que a las ocho nos dirigimos a comprar enseres para cárteles en el Lumen al lado del Starbucks Relox en San Angel, dónde nos sangraron por menos de cinco minutos en el estacionamiento.

Se esperaba que estas dos partes del cuarteto de la muerte llegaran tarde -osease Gaby y su servilleta- pero no, llegamos antes que Angie y Sandy, lo cual significaba comprar dulces a lo menso, porque íbamos acabar peor que una mierda, pues, aún no nos reponíamos (y seguimos sin reponernos) de Markus Schulz y Rank 1.

Finalmente nos reunimos en el lobby del Centro Banamex, con boleto en mano, a un sueño que no nos dio tiempo de soñar.

El lugar ya estaba lleno, y Carlos Elizondo estaba en las tornas, para sucederlo Carlos Bellati, ambos, con set’s que de verdad dejaron mucho que desear.

El vj -video jockey- puso un anuncio en rosa que rezaba lo siguiente:

Paul van Dyke a las 12!!!

Comencemos con algo muy importante ¿Quién chingados ese guey? Yo pagué por ver a PAUL VAN DYK. Me cae que yo quiero fumar de la que fumo este hombre, quién quiera que haya sido. Después de dos horas reaccionó entre abucheos y mentadas de madre y le quito la e.

Finalmente se apagaron las luces, el manager llegó a poner la lap…. y paul comenzó soltando un pedacito de New York City, de in between para variar, se me van las cabras con las rolas, pero ahí les van de las que me acuerdo. Nothing but you, Crush, The Other Side, Born Slippy [Nuxx] de Underworld, en algún momento soltó Without you near del señor Markus Schulz, y Sandy y yo sin ver a Clara, digo Gaby para echarle en cara la de Markus y Rank que todavía no se nos olvida ni se nos olvidará.

Sin duda alguna EL set…

No puedo, puedo continuar por ahora que me gana la emoción, pero mientras les dejo esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *