La madrugada

Es uno de mis momentos favoritos, en los que a pesar de qué no escriba o lea ni madres… simplemente me encanta, la tranquilidad alrededor me hace sentir como dueña de la ciudad entera, con ese aire húmedo que envuelve la casa en este momento, que a pesar de qué se que se va a mojar la ropa que acabo de lavar (si soy nocturna lo acepto)…. Que maravillosa obra de las y los dioses del Olimpo, para entes enfermos como yo, y otros que están menos o peor, es una sensación hermosa de tranquilidad, y de belleza, en dónde todo y nada pueden ser.

En el techo se oyen los pasos de mi can, osease mi hermana, que va a su horrendo curso de verano con un montón de gueyes tetos, que no la dejan ni leer, ni escuchar música. Haganme el chingado favor, queridos lectores.

La vida comienza para muchos a esta hora, para mí, terminaba, era momento de saludar a mi tío Morfeo, que no es que sea mala persona, pero se pone muy mamila si no lo visito en dos días, y no me deja regresar a su mundo de ensueño fácilmente.

Me encanta sentir esa brisa húmeda que hay en la ciudad de México en estos momentos. Y en estos momentos también en los que amo mi vida.

Imagen lacreada vilmente de: http://blackmambasworld.blogspot.com/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *