Tres años on line

18 de Agosto del 2004

Es exactamente la fecha en qué descubrí de qué lado mascaba la iguana, o lo que es lo mismo, descubrí como funcionaba el asunto de tener un blog. Llevada a ello por la envidia de los que si tenían. Pues, uno de esos deseos incontenibles de mi asquerosa infancia era escribir, y ser leída antes del final de mis días.

Gracias a Blogger descubrí que si se podía.

Las cosas a mi alrededor han cambiado y mucho. Muchas ilusiones se hicieron pedazos como las mil y un vajillas que he roto, otras surgieron de la nada para intentar llenar esas. Los recuerdos me persiguen, de eso no cabe duda. ..

La gente se olvida de ti, te reencuentra. Hay muy pocas constantes en mi vida, mis amigas, son el más claro ejemplo. Comenzando por orden de antigüedad.

A Sandy la conocí primero, cuando teníamos ocho años y nuestras vidas eran más patéticas de lo que son ahora , nadie (es más ni nosotras) nos imaginamos, que doce años después, no solo nos seguiríamos hablando si no nos seguimos divirtiendo como entonces, nada más que con juguetes más grandes.

Angie, originalmente era amiga solamente de Sandra, que después de que la mencionada arriba entrará a la prepa me la presentó el día del cumpleaños de la que siempre toma las mejores fotos. Desde entonces, me cae que no nos soltamos.

Gaby, la más reciente adquisición, alias Clara. Amiga originalmente de Sandy (nótese como me adueñe de las amigas de esta) nos conocimos gracias a una fiesta que no se me va olvidar nunca, con un holandés en las tornamesas mejor conocido en el bajo mundo como Armin van Buuren. Desde hace poco más de un año, Gaby también esta presente en la mayoría de mis pensamientos junto con Angie, y Sandy.

Así se formó el hoy cuarteto de la muerte. El amor que le tenemos a los beats nos mantiene unidas, con todo y que de vez en cuando nos queramos matar.

Como dato al margen, Gaby , la primera vez que vino Armin a México cayó en mi blog, sin saber, que un año después conocería a la enferma que está detrás del teclado escribiendo, mayoritariamente pendejadas.

Este juguetito me ha traído un montón de satisfacciones, comenzando con qué hay gente que gusta de leer mis debrayes del otro lado del monitor, gente que no conozco físicamente, pero que me conoce mucho más que mi propia familia a través de la cantidad absurda de pendejadas que suelo publicar casi diario.

Libros, gente, música, fiestas, depresiones, zurraderas de culo, amigos, dj’s , fotos y videos pululan en los 470 post de este blog, que leen ustedes amables lectores de este blog cumpleañero.

La gente que conocí en su momento, ya no es la misma, así, como tampoco la autora de este espacio que es una más en la enorme masa de la red de redes, llamada Internet. En esencia sigo siendo la misma, pero, siempre hay un pero, las debilidades me han llevado a rincones que solo a mis peores enemigos se los deseo. La Noche ha sido mi amiga como también la música, desde que deje de tenerla como ruido de fondo y me incorporé en ella, como la fuente de algo que no había descubierto. Todo comenzó cuando perdí la vista por seis meses hace siete años, el mejor/peor momento de mi vida, pues dentro de todo era realmente feliz.

En medio de la oscuridad y del dolor fue cuando conocí a esos que hoy llamó amigos realmente. Se me hace un nudo en la garganta solo de recordarlo. ¿Ahora se entiende ese amor por la música?

No me resta más que dar las gracias a todos aquellos que han sido los protagonistas de los posts, desde Dj’s hasta tías malqueridas y casi odiadas, a la gente que admiro y respeto, a mis amigas, a mis amigos, a mi gata, a mi abuela, al abuelo que desde dónde ande, se que sigue viendo al bodoque que es su primera nieta. Y también a ti, que llegaste aquí hace mucho o hace poco y crees que leerme es un buen hobbie.

Para cerrar con broche de oro, hay una canción, que definitivamente rompió mi vida en dos. Me desgarra el alma cada vez que la oigo, me parece que si la pongo se desgasta, y las lágrimas de alegría y melancolía al mismo tiempo salen las pocas veces que suenan en las bocinas de Darren, el ordenador mamón.

Silence de Delirum en las vocales exquisitas de mi Sarah favorita ojala la disfruten. Y querido blog ¡Feliz Cumpleaños!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *