De confusiones y culpas

Bien podrían ser mis apellido, siempre estoy confundida, de lugar, de edificio, de camino, y llegó tarde a algo en la vida siempre por eso, y las culpas, nada más no me dan tregua, no me dejan en paz ni en mis sueños, siempre pensando que todo tiene que ver conmigo, pues de ese tamaño es mi pinche ego.

Me lástima imaginar que los que quiero sufren por mi puta culpa, que un error que cometí hace mucho sigue teniendo consecuencias ahora.

A veces quisiera que mis parientes del Olimpo no me hubiesen hecho tan sensible, y que pudiera, como otros, hacer caso omiso de los sentimientos, seguir con la rutina y hacerme pendeja, bajo el lema de no pasa nada. Para mi mala suerte no fue así. Y aquí sigo dándole vueltas a todos mis asuntos, a los pendientes, a los conclusos y los que apenas comenzarán.

Nuevamente la ciudad se ha convertido en Ciudad Lluvia (notese el trauma con Fase, si no los conoces que pena de lo que te perdiste), y me encanta.

Nada de Sol metiche que no me deja pensar, nada más hace que me sienta más aletargada que en mi estado natural.

Se oyen las gotas en la pared, es en estos momentos en los que odio que mi cueva (osea el muladar en el que habito) no tenga ventanas, el resto del tiempo, me importa un rábano. Un día tranquilo y espero que una noche y madrugada igual, terminando de leer a la reina de los condenados (snif)… Ahí les dejo estos vídeos el primero de AFI Love like winter (para que vean que no soy tan pinche fresa) y el segundo de Fase la que muchos recuerdan y la idónea para conocer a la extinta banda


Tengo el mismo tono de piel que Tania, y también una pinche tortuguita, valganme las coincidencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *