La Reina de los condenados

Hace un par de horas, intentando retrasar lo inevitable, terminé oficialmente La Reina de los condenados de Anne Rice, y ahora estoy en el trauma post libro, quiero seguir leyendo, pero ya no hay que leer más en ese libro, los conflictos existenciales están a todo lo que dan. De repente me sentí la misma Akasha que no’mas no le salen las cosas, ve como todos hacen a un lado sus planes que meditó por milenios, también el señor Lestat, que quería toda la atención de los mortales e inmortales pero le salió mejor de lo que esperaba, ni que decir Louis el que es demasiado humano, o el bobo Khayman, Mekare, Maharet, Jesse, Daniel, Marius, Armand por supuesto. Todos tienen algo que yo reconozco en mi misma.

Y eso de verdad me pone en problemas mis amados lectores, porque la neta, no me gusta que a alguien haya escrito lo que estoy pasando mucho antes de que me ocurra. Esa soledad, y de repente, cuando escribo todo esto en mi amado blog… me pego eso de que todos querían saber lo que había pasado con ella, y no podían entender como es que pasaba toda la noche escribiendo frente al ordenador.

A pesar de que adoro a mis amigas con toda mi alma, de que son mi familia, la neta, como que ciertos detalles a veces me hacen sentir sola. Es obvio que tenemos diferentes prioridades, pero también muchas cosas en común.

Cuando hablaba hace unos días con… y no le prestó mucha atención a lo que me había traumado si no a detalles insignificantes, de verdad me dolió el hígado. Entiendo que somos diferentes, pero ¡ah que bruto como duele!

Esto es a lo que llamo reacción post libro, aún tengo otro que interrumpí por la emoción de encontrar uno de Anne Rice en la casa, al alcance de mis ponzoñosas garras, pero no tengo ganas de tomarlo, aún siento la noche que me envuelve por las palabritas de la gringa, me importa muy poco que sea un best seller, que ha vendido millones de copias. ¡Me vale eso! Aunque si siento culpa por leer lo que medio mundo ha leído y no a otros cien mil escritores que le chingaron más para ser leídos o que son clásicos que me ha dado algo de hueva leer.

No sé porque carambas me pegan tanto, no sé si sea porque todo se desarrolla en mi ambiente favorito, osea la noche, no sé porque remueve esas cosas que quiero sepultar, heridas latosas que no me han dejado en paz, en cuando menos cinco años.

Me hizo recordar como me veía, y sentía hace cinco años, toda mi infancia, y a la soledad, mi querida Chole que nunca me abandona. A final de cuentas ¿qué significa la vida? peor aún si el asunto se vuelve eterno. Y finalmente, el costo de los sueños hechos realidad ¿cuántos estamos dispuestos REALMENTE a pagarlos?

Para seguir en el trauma, ahí les dejó este vídeo de LA película que más me trauma Brokedown Palace. No me interesa que sea un remake, no, no, pero su soundrack me mata, casi tanto como la historia, aunque sea peli de nena fresa.

Por cierto respecto a este comment

¡Te saltaste uno!, Crónicas Vampíricas I es “Entrevista con el vampiro”, Crónicas Vampíricas III es “La reina de los condenados” y Crónicas Vampíricas II es “Lestat, el vampiro”. Comparto tu enamoramiento por las crónicas, aunque yo ya hace un tiempo que no las he vuelto a leer y están acumulando polvo en el librero… En fin, yo ahora los traigo en formato electrónico. No les puedo tirar café encima ni dejarles mis manazas pintadas en la cubierta, pero por lo menos, los traigo (junto con otros) conmigo a todos lados en la portatil y en el celular para los viajes largos, mientras que los originales adquieren ese tono amarillento en el papel, (que merecen historias como estas). Si los quieres en pdf me avisas, y no dejes de leer el libro 2, slds!

Mi querido Saúl, sé que me salté uno, pero ni modo, el que compró el perro, alias mi hermana, fue este, yo si les tengo tiña a los e books porque la neta, la neta, tengo que estar pegada al monitor de Darren el ordenador mamón, mi celular es arcaico y no tengo la menor intención de cambiarlo pues, no cualquiera aguanta una sumergida en la alberca o un madrazo de quince metros de altura.

Soy bien cursi al respecto de los libros, pues necesito tenerlos físicamente. Entrevista con el vampiro, lo tengo al lado mío, fungiendo como mi biblia en en esos momentos que quiero tirar la toalla, y la reina, estará en el trono, al ladito del otro, en lo que puedo compar a Lestat, pues, las fiestas de verdad, acaban con mis fondos. Gracias por el interes mano, y por suuuuuuuupuesto que voy a leer a Lestat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *