Es momento de fresear

Me importa un pepino que no se escriba así, es más, no me importa que esa palabra no exista en el diccionario, pero desde que me desperté no puedo dejar de pensar en Robbie Williams, por enésima ocasión. Esta vez no se apareció en mis sueños, por desgracia, y es que este vídeo que he visto hasta el hartazgo no deja de gustarme, sé que hay muchas que no lo han visto.

Me arrepiento de no haber a ido a ese concierto, por estar ahorrando para pagarle al sabroso de Tiësto el año pasado.

Me retuerzo en mi silla mientras mi hígado hace berrinche al ver estas imágenes, que bien pude haber visto en vivo. Sandy y Angie si fueron y eso me hace retorcerme aún más mientras escribo esta pendejadota.

Como es de notar tengo el cerebro seco otra vez, les pido una disculpa, pero no encontré mejor pretexto para poner este vídeo que esta mamada de post.

Y tal como lo dice Robbie ¡Puta de madre! Odio el metro, sobretodo indios verdes, niños por todos lados, vendedores ambulantes, no sé como hago para pasar por ahí todos los días, si no fuera por algún libro que llevo en las garras y mi música de verdad estaría muy cabrón que soportara los reglamentarios treinta minutos por día ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *