Entre la lluvia

Y los recuerdos, el cansancio y las frustraciones, hoy, se me antojó una rosa. No por nada en especial, simplemente volteé a ver mi rosal, que desde hace dos años no da flores, quiero sentir sus pétalos en mi mejilla y su dulce aroma en mi nariz.

Como verán es otra de esas noches en las que no pude dormir ni tantito, las ideas no me dejan en paz, y el café ya se que no ayuda para llegar más rápido al Reino de mi tío Morfeo.

¿Será por eso que hoy se me antojó una de estas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *