La hora del café

Otra de las cosas que hay que se pueden hacer en un dormingo, es un podcast. Finalmente, accedí a la invitación de la de Gerson, para hacer una cosa de esas. La neta es que les tenía ciertas reticencias pues, no me sentía lista para meterme en algo así. Este Dormingo se ha creado un nuevo monstruo, llamado la hora del café era eso o la idea de aquel que era El Podcast de los Dioses, que me pareció de lo más mamón, hasta para mí.

Pues bien, originalmente estaban convocadas tres cuartas partes del cuarteto de la muerte, pero se rajaron. No les pienso contar mucho para que escuchen.

No es porque lo haya hecho yo, pero esta asquerosamente divertido. Podrán enterarse de los conflictos internos del cuarteto de la muerte, y el odio semi-disfrazado que le tengo a Gerson… es todo lo que les voy adelantar por ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *