Reconciliaciones

De repente, en estas últimas semanas, han pasado una cantidad estúpida de pensamientos acerca del mundo de la música electrónica que si por x o y proyecto ya no es lo mismo. De repente me entró uno de esos lapsus de “ya no te quiero amor mío”.

Pero al llegar djs world edición 2007, me rencontré con el amor de mi vida, por ese que daría toda mi existencia. Vale madres que si aquello, que si este, que si el otro más allá de las personas que lo manejan esta ella, la música que cuando llega a nuestros oídos, en una fiesta, o en la comodidad de nuestras casas. Te va contando pedacitos de historias que hacen una enorme en un set.

Fuera de que yo sea una hija del mainstream, hay cosas que no cambian lo mismo si vendes diez mil copias en un día que dos en una vida.

Esa sensación de que algo pasa en tu interior cuando suenan los beats, que recorren en el cuerpo, obligandote casi a bailar, provoca una amnesia momentánea, donde los problemas, donde la rutina y sus amigos, no tienen cabida.

Esta es una ñoñez más que expongo ante ustedes, de mi filia más grande, la música electrónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *