Crónicas del EMPO: Dogzilla

Antes de siquiera comenzar a leer está, mamada de post. Tienen que ver este vídeo.

Todavía tenía esto en los oídos y en el alma… si les dio hueva ver el vídeo anterior, les cuento entonces, y aunque lo hayan visto, también. Se trata de esa rola que partió mi vida en dos, la que me mostró que hay un antes y un después en la vida, en un momento en el que ya no puedes ser lo que eras, que algo te cambió para siempre, un silencio, un ruido, una escena, una noche, un año, en el que fui sumamente feliz. El año en que conocí a W FM. Fue en ese momento en que llegó Silence de Delirum, con las vocales de mi Sara Favorita. Cuando alguien pone esa rola en su set. Me gana para siempre, y Above & Beyond lo hizo. Contra todo lo que digan las malas y buenas lenguas, a mi me ganaron totalmente, no solo por esa rola..

Al término de su set. E intentar bajar, toda la gente se volcó al pasillito que hay entre la cabina y una barra que da al dancefloor. Todo mundo quería un autógrafo de Jono y Pavo, algunos despitados confundieron a James con Tony McGuinness.

Como si no hubieran tenido suficiente Gaby me quitó la cámara de Angie, y se lanzó junto con Sandy por otra foto. He aquí los resultados.

James & Pavo Siljamäki

Jono & James

Jono Grant from Above & Beyond

James Grant

Pavo Siljamäki

Mientras, su bloggera enferma comenzaba a bailarle a Simon Patterson, porque, como dije antes gracias a Mely puedo presumir mi fotototota aunque yo salga de la fregada. Bueno, luce quién tiene que lucir, osese el Simon.

Verdaderamente una noche tan hermosa que resulta difícil de describir. Pero el intento se hace hombre.

Este hombre, llegó con todo, si no me creen miren nada más.

A pesar de que ya eran las cinco de la mañana y medio mundo ya se había ido, Simon tenía a todo mundo de pie con sus rolas, como The Ones we loved, your eyes, y también con rolotas de otros como The Anthem de Filo and Peri, Home de los que se acaban de ir osease Above & Beyond. Cuando ya me estaba muriendo de cansancio y de plano estaba echada en un rincón, en las enormes bocinas del Root’s comenzó a Sonar Frozen de Dogzilla. En ese momento me importó muy poco que los zapatos ya me estuvieran quemando, el cansancio de dos días, no importaba nada. Simon estaba tocando una de esas rolas que me encantan, que me matan, y que imploré a todos los Dioses del Olimpo que la pusiese. Y lo hizo, mis comadres, ya estaban echadas, y Andrea, increíblemente seguía bailando, si se sentó diez minutos en toda la pinche noche, fue mucho. Y como de ese lado de la pista solo estábamos Andrea y yo, y otros gueyes que estaban más en su pedo y en su peda, me sonrió y me mandó un beso. Por desgracia, yo no traía puta cámara y ese momento solo vive en mi memoria, bien guardadito.

La noche ya se había vuelto madrugada y el cuerpo pedía que se acabará ya la fiesta. Pero faltaba algo, la rola con la que muchos conocimos a Dogzilla Whitout you. En la que pasó esto, que ninguna de las enfermas que conformamos el cuarteto de la muerte & friends nos esperábamos.

Si les dió hueva verlo e insisto aunque lo hayan visto les cuento. Ya eran las siete y media de la mañana y Simon decidió que era momento de terminar con LA fiesta, y fue en ese preciso momento que soltó Whitout you. Sandy, para variar, ya tenía un enfermo cartel para ese momento que decía lo siguiente.

We can’t dance without you

A Simon le gustó tanto que decidió pedírselo, yo, juro que solo estaba grabando la rola, cuando ocurrió esto. Sandra y yo, nos volvimos locas, junto con el resto del cuarteto de la muerte & friends. Especialmente cuando se lo paso por todo su hermoso cuerpo y después se lo enseñó a los que aún quedabámos en el club. ¿Fue ese el último gran momento del empo? Por supuesto que no.

Encendieron las luces, pero muchos corrieron, ejem, corrimos al pasillo que esta entre la cabina y esa pinche barra por donde entran y salen los djs, en dónde hemos atrapado a muchos, a esperar casi con cuchillo y tenedor como el Coyote cuando persigue al correcaminos

Simon se tardó un buen rato, desconectando sus juguetes y los discos. Mientras nosotras y igual de enfermos lo esperábamos pacientemente, no así los de seguridad, que ya no estaban corriendo.

Estos son los muy enfermos resultados de la espera.

Simon Patterson

Simon & Gaby

Simon Patterson

Simon Patterson

He aquí la prueba de que ni con acordeón en mi brazo pudo escribir bien mi nombre

Ni con acordeon enfrente

Dogzilla in the house

Se la perdono porque esta bien guapote y porque eran ya las siete y fracción de la mañana.

Sandy & Simon Patterson

Las luces ya encendidas, todas con autógrafo y foto. Le hicimos caso a los de seguridad que ya nos estaban corriendo desde hacía media hora.

Con cara de orgasmo múltiple y sumamente molidas, fuimos por nuestras cosas, y a esperar el carro de Gaby… Se tardaron años. Pero, hubo una eeeeeeeeeeeeeeeeenooooooooooooooorrrrrrrrrrrrrrrmmmmmmmmmmmmeeeeeeeeeeeeeeeeeee recompensa a eso. Pues, como si no hubiéramos tenido suficiente -y la neta no- de Simon, que se nos aparece, pues iba saliendo, y el carro de Gaby quedó de tal manera que le tapaba el paso a la camioneta en la que tendría que salir.

Con la poca bateria que le quedaba a la cámara de Sandy, ella tomó la última foto, al Sentir el flashaso, Simon volteo a vernos, y dijo, en su adorable acento inglés. Ya vayánse a dormir chicas lindas, fueron las más guapas de la fiesta, nos vemos el año que entra.

Todas gritando, y Simon se metió a la camioneta. Angie y Gaby se lo perdieron, porque estaban ya acomodas en el carro, y pinche Gaby, por más que le gritamos no quiso salir.

Simon saliendo del EMPO

De inmediato nos trepamos al carro, no para dejar salir a Simon, porque por nosotras que se quede eternamente y si es entre nosotras, MUCHO MEJOR, ejem. Pero el hombre tenía que tocar al día siguiente en Guadalajara.

Lo dejamos rebasarnos por un momento, pero presionamos a Gaby para que les diera alcance y tocarle el claxón.

Así le dijimos adiós a Simon y al EMPO.

Ya en el metro, a viborear, como debe ser, de todo y de nada, en el camión por un momento todas nos quedamos dormidas.

Al separarnos, para finalmente irnos a nuestras camas, bueno 3/4 del cuarteto de la muerte y Andrea de Puebla. El Sol, nos era molesto, los zapatos, la ropa, tooodo, pero la sonrisa malsana, NADIE, absolutamente NADIE nos la pudo quitar. Todo había valido la pena, desde la perdida del arete, los empujones, los pisotones, y las pendejadas propias y ajenas.

Andrea, al llegar a mi casa llegó a quitarse los zapatos y sumergir las patas en agua, tenía el vidrio de una copa en el pie, ignoramos como demonios no se lo enterró. Pues llegó un momento en la fiesta que todas nos quitamos los pinches zapatos. Yo, de plano no pude más, y me fui a echar a mi cama. Platicando y demás nos dieron las once de la mañana. De plano su servilleta ya no tenía fuerzas para mover un dedo, y mandé a mi madre que depositara a Andrea en la parada del autobús, se que debí acompañarla, pero nel, de plano no podía, en cuanto cerró la puerta, caí en los brazos de Morfeo.

Cuando desperté, lo primero que hice fue marcarle, pues la culpa me invadia, no fuera a ser que mi poblaba psicoloca enferma no hubiera llegado a casa.

Todo en orden afortunadamente.

Ella aún eufórica, yo tranquila. Y así concluyó una de las mejores fiestas del año.

Gracias maslabel, mas nescafe, Benjamin Hernández, Simon Patterson, Above & Beyond, Benny Benassi no tanto, Dj Dan, Dj Barrios, Dj Klang, Dj Gooz, Mar-T, Andrea, Yuriana, Mely, por hacer esta fiesta un recuerdo compartido inolvidable. Ya con esta me despido de esta interminable crónica del EMPO. Bueno casi, pues aún faltan las zurraderas de culo.

Sé que he abusado de los vídeos y las fotos, pero semejante fiesta lo amerita. Y cierro este enfermo post con Alone Tonight en dónde pueden ver a Above & Beyond eufórico y a Simon acomodándose para tocar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *