Me lleva la chingada

Resulta ser, mis queridos niños, que ya compré el boleto para ver a Paul van Dyk este viernes en el Root’s, pero como buena enferma, antes de irme a la escuela, lo saqué de su bolsa lo besé, lo regrese a su mochila, y salí corriendo. Regreso a mi casa, a besarlo y abrasarlo, y el cabrón boleto, no aparece por ningún jodido lado.

Ya revolví la cueva, y la cuenta regresiva se acerca. Simplemente no aparece el boleto, y estoy desesperada.

Pero sé, que el cosmos, como siempre después de este pinche susto, se va a alinear para que pueda escuchar Crush nuevamente en vivo.

Si no saben a que rola me refiero, es esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *