Sigue sin aparecer

El maldito boleto, desde su último beso sigue sin aparecer. Sé que está en algún lugar de mi cueva, pues estoy segura que no lo saqué. Pero a pesar de haber recorrido cada rincón casi, casi con brocha de arqueólogo NO APARECE. La fiesta es hoy, y ya estoy al borde de un ataque de nervios, unos dicen que fueron duendes, otros que no se dónde vergas tengo el cerebro y yo, yo pienso que fueron mis padres. A nadie le interesa más que yo no vaya. Hijos de la chingada.

Solo sé que si hoy no voy, habrá una razón más para vengarme en un futuro cercano o lejano. No importa como o cuándo, juro, que me las van a pagar.

Mis esperanzas morirán por completo a las seis de la tarde. Me lleva la chingada, ya no sé dónde más buscar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *