Paul van Dyk en México 1

Como ya lo he dicho muchas veces, cada vez que veo a Paul van Dyk, me recuerda historias, sin las cuales mi vida estaría incompleta o de menos, no sería como lo es ahora. Sería un millón de veces más depresiva, y no habría conocido la magia que hay detrás de una rola, de ver a un dj en un club.

Una de las etapas que no viví en su momento, por ser demasiado peque. Ahora que soy niña grande y que puedo entrar a los clubes, antros o cómo se les de, su chingada gana llamarlos. Parte de esos sueños que están en mi enferma alma y en la del resto del cuarteto de la muerte, se están cumpliendo.

Junto con Sandra, hace ya siete años, prometí ir a verlo cada que viniera, por x, y o w motivo, nada más no se podía… Pero desde el año pasado, lo hemos visto tres veces, dos en el Root’s Magic Club y una en el centro Banamex.

Podrá estar sobre valorado, podrá ser asquerosamente mainstream, pero cambió mi vida para siempre. Fue la puerta de entrada a todo lo que conozco ahora, no solo de música electrónica, si no de música en general.

A sus 34 años Paul, como un buen vino luce cada vez más guapo, si no me la creen vean nada más estas fotos cortesía de Sandy.

Paul van Dyk

Paul van Dyk

Paul van Dyk

Paul van Dyk

Y qué decir de su sexy nana. Digo manager.

Charles Paul's tour manager

Todo este pinche choro además de servirme para catalizar mis truamas, y servirme de pretexto para poner estas, hermosas fotos, es para qué quede bien claro de una vez, que con nadie del cuarteto de la muerte, se puede discutir nada de Paul van Dyk, él, es el número uno en nuestros corazones, por ser el primero en llegar, y formar parte importantisima de ese soundtrack que día a día se va formando en nuestras vidas.

El siguiente Post, si les cuento de la fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *