Hay algo que de repente

No más no entiendo ¿por qué demonios siempre me llegan invitaciones en flicker, o en my space para ver viejas en calzones? Chingada madre. No sé que parte de mis mil y un perfiles de soy niña y tengo veinte años, no les queda claro. Todos los días me toca verle de menos la chichi a alguna.

Ok, ok parece ser, que no es muy normal que haya viejas que se dediquen a tomar fotos o lo que es lo mismo acosar djs, con el único objetivo de tener, precisamente más pinches fotos, el bonito autógrafo y una que otra sonrisa cómplice o una abierta burla.

Los gueyes que hacen my space, o que han vistos nuestras fotos, pues les recuerdo que aunque haya vivido la misma fiesta que mis amigas no tengo puta cámara como para decir que son mis fotos o mis videos, pos no’mas no entienden que soy vieja… Puta madre, vieran como me encabrona que me digan Hi dude, Great pictures… ¡CON UNA CHINGADA SOMOS VIEJAS!

Acotado el punto pasó a la siguiente zurradera de la semana:

Resulta ser que a Jhos, una amiga de la prepa, ahora que esta estudiando comunicación le dejaron hacer unos pinches podcast o “programas de radio” para su tareita. Ese no es el pedo, tampoco en cómo me divertí y chisme como enajenada durante los días que hemos grabado… no, no, el pedo es que mi micrófono tiene una puta estática de la mierda que no deja de chingar, ya intente todo y el cabrón, osea Jono, no deja de hacer ruiditos.

Ya que estoy entrada en el tema de las tareas ajenas, me tocó hacerle unos resúmenes a S… de Marx, puta, si ya odiaba a ese cabrón desde que me calló una enciclopedia completa de él, en el dedo chiquito del pie a los siete años, con esto termine de odiarlo. El guey nada más confunde, básicamente: mucho ruido y pocas nueces.

Luego el pedo de los perredistas que se metieron a catedral, por primera vez, estoy re contenta porque esos cabrones, digo los católicos from hell que se sintieron atacados en su integridad como personas, porque les interrumpieron el culto, ahora ver si ahora si bola de culeros dejar de estar chingando a los que si pensamos y tenemos vida.

Y la última zurradera también tiene que ver con Jhos pues sus compañeritas de equipo escriben de la chingada, es más, como diría un buen amigo, “escriben con el culo” y para acabarla, estos especímenes pretenden en escribir como manera de vida. Cha-le.

Mañana, pretendo pasar unas horas en el chisme y con harto café, pero ahora tengo unas ganas de estrangular gente que no puedo con ellas.

Para calmar mis instintos asesinos, y dejarles una foto por la que se van a cagar de la risa, espero les presento a mis bebeés de derecha a izquiera, Vesta, Circe y el Darren.

Mis bebés Vesta, Circe y el Darren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *