Cosas

Hay algo que me ha estado molestando desde hace unos días, y no, no es mi cochina depresión, tampoco el que haya tantas fiestas a las que voy a ir y otras a las que no’mas nel. Lo que creo, que me molesta es una reverenda mamada. Soy nena, no lo puedo evitar. Ya son muchas las cosas que me llenan el estomago -que de por sí esta jodido- de piedritas, y lo peor del caso es que, no sé cómo madres liberar al animal.

Ya intente ver la tele, salí mentando madres de la sala para venir a leer blogs en Darren, el ordenador mamón, ya me puse a hacer tareas ajenas, ya dormí como marmota y esas pinches piedras en la panza no dejan de chingar la madre.

Tengo unas ganas de matar a alguien que quién sabe de dónde madres salgan, ya ni el café o la música me consuelan en estas meditaciones de media noche, es más ni mis cigarros de niña me calman esos deseos asesinos, y también esos deseos de dejar todo e irme a meter a un pinche convento aunque me caguen en la madre los que lo operan y el jefe.

Nada, absolutamente sale bien, que si esto, que ya se me enojo alguien, que la otra me ignora todo el tiempo y solo me habla cuando necesita algo, que los pinches libros se me caigan a cada rato. Por primera vez en un buen ratote en mi vida, ni la música me consuela. Este pinche resentimiento salido de las entrañas que solo las hormonas permiten de vez en cuando, me esta volviendo loca… bueno, más loca de lo que ya estoy.

Se me antoja salir a caminar, pero a esta hora en la Ciudad de México y más en la zona en la que vivo es un suicidio y todavía tengo que ver a Robbie Rivera, Armin van Buuren y también al Tiësto. De solo decir Tiësto se me cae la baba del hocico. No sé que pedo conmigo, si alguno de ustedes sabe, se los voy a agradecer.

Y nada más pa’ festejar que traigo un mood insoportable ahí les va The More You Ignore Me de la divota de Morrissey.

Feliz inicio de semana (ay que pinche mamona soy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *