Un día tranquilo

Cosa que sinceramente no me esperaba. Estaba pensando en las mil y un pendejadas que han pasado en menos de un mes. Mis carnalas, las parcas del Destino cuya residencia está allá en Delfos, han, finalmente revelado parte del camino que me toca en esta, cochina vida en donde lo único que me queda, además de mis amigas, es la música electrónica, lo que me hace levantarme a las ocho de la madrugada todos los días es el mismo sueño de algun día estar frente a las tornamesas contando historias, pues finalmente eso es lo que pasa cuando escuchas un set, lo que ocurre durante una fiesta es EL momento en que nada, absolutamente nada existe, no hay llamadas urgentes, o gritos de mi jefa porque no me pongo a ver sus mamadas de pare de sufrir.

Un día tan tranquilo en el que me puedo quedar de imbecil viendo el atardecer, pensando en las mil y un pendejadas que hará el cuarteto de la muerte para llamar la atención de Mr Thijs y de el amo y señor de nuestros mas enfermos y curis sueños Paul van Dyk.

Esperar seis años nel, miento siete, dos intentos y parece ser que la tercera es la vencida. Solo espero, que esta vez nada interfiera.

Paul van Dyk (7), originalmente cargada por mihai_atb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *