Ultimamente

En mis casi dos meses en los que llevo trabajando me llevado grandes sorpresas de esas que dices “ay cabrón” Muchas amargas, otras agridulces y unas que te dejan un maravilloso sabor a café recién hecho.

Una de esas me tocó hoy, anotando gente para un casting que requiere gente de 50 pa’ arriba. Yo esperaba señores amargados que con el peso de los años han perdido casi cualquier ilusión, además de la compañía de la gente querida. Pero nel, todo lo contrario. Amables la gran mayoría y con una energía que, de verdad envidio.

Me encanta, uno de ellos traía la colonia que usaba mi abuelo, esos detalles son los que me hacen levantarme en la madrugada, y no solamente aterrada por un mal sueño, como me ha pasado ultimamente.

Sus sonrísas, sus caras llenas de arrugas… ahh no sé, se me antoja llegar a los 30 con esas ganas de vivir.

Y hablando de ancianos, el sábado pasado que el Gerson y yo nos fuimos al cine, nos lanzamos a ver Bucket List, una pelicula cursi, cursi, pero bonita. Dos hombres, ya bastante grandes, con vidas totalmente opuestas que se encuentran en el hospital por culpa del cáncer. A final de cuentas, solo les quedan seis meses de vida, comienzan una lista de cosas que hacer antes de morir, desde saltar en paracaidas, andar por el tibet… Ah! No sé si es porque ando de cursi no se si sean las desveladas, el exceso de café, o que me urge comprar mi cámara. Pero ver a tanto muchacho de 60 años y más me puso en un mood muy interesante, que de paso me hace recordar porque quiero llegar a vieja, y si se puede con mis compinches y la gente importante en mi vida acompañandome…

Simplemente hoy, que bonito es lo bonito.

La foto me la lacree de la pelicula, no es porque vea muy poco cine, pero, neta, neta, vale los 50 varos del boleto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *