Café en Dormingo

Hace unos días, Angie me pasó un que me mata de la risa. Y ahora que tengo tiempo volvamos a ¿que hacer en dormingo sin morir en el intento?.

Uno de esos grandes y maravillosos placeres de la vida sin duda alguna, es el café. Para acompañar el chisme entre viejas, o que te haga compañía mientras estas estudiando para, un cabrón examen de cinco horas, leyendo un buen libro, o chingando la madre en la red.

Su aroma que te invita de alguna manera, a no hundirte en la depresión de “puta es domingo”. Y en honor a él les presento a Oldelaf y su rola le café.

Este tipo de cosas normalmente ocurren entre semana me cae de madres.

Pero de todas maneras un buen café en casa o fuera de ella hacen el dormingo, de cruda, o de depresión mas llevadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *