Sandy

Si hay alguien a quién casi le debo la vida, literal y figurativamente es a tí, pinche Sandra. Después de 12 años de conocernos, sigo sin entender como diablos no nos hemos matado. A ti te dedo haber conocido la enorme mayoría de las cosas que hoy disfruto, también de las que odio. Has estado ahí siempre de alguna forma, lo mismo que si a mi gata le dio pulmonía o que se haya muerto mi abuelo.

Los GRANDES, así, con mayúsculas momentos, de mi mugrosa vida a quién he tenido al lado es a ti, es más, creo que sin ti, esos momentos no habrían existido, y no te hagas pendeja, bien lo sabes.

No cualquiera se echa un examen de cinco horas para después salir corriendo a una fiesta. Tampoco cualquiera podría haberme aguantado tantos años.

En estos momentos de mi puta vida, no se que sería de mi sin ti, la neta, por más cursi que se oiga. Me has presentado a mis mejores cuates, estas ahí cuando debes mentarme la madre. A pesar de que te salude con un “chingas a tu madre” bien sabes que es de broma, porque te quiero con toda mi alma y con lo que hay más allá de ella…

Y nada más por eso, y por todo lo que falta vivir juntas.

FELIZ CUMPLEAÑOS PENDEJA

El primer hombre del que me volviste fan, es Darren Hayes, pero por obvios motivos no te voy a poner una rola de él en este, bonito día, más bien, voy a poner, la rola con la que oficialmente desperté a la vida, y no las pendejadas que yo creía vida.

Tell me why de Paul vanDyk, en honor a las historias mutuas vividas, las contadas, las que no, y las que faltan. Gracias pinche Sandra por ser mi mejor amiga.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *