Music Dance Fest final

Para cerrar esta interminable reseña del music dance fest, que terminé en tiempo record -osea un solo día escribiendo a lo guey” llegó el momento de los agradecimientos y las infaltables zurraderas de culo.

Primero, los agradecimientos, como debe ser.

  • A Benjamin Hernández, muchas gracias por lo que haces por nosotras
  • Al clima, porque no se puso culero
  • A ti, que por azares del destino caíste en este blog
  • A todos los que organizaron el music dance fest, estoy profundamente agradecida por traer a México tal cantidad de talentos que, de otra manera no habríamos podido ver
  • Al que me dejo pasar con la copia del comprobante de IFE sin protestar mucho
  • A Angie, a Sandy sin ustedes, no soy nada y también a Y…
  • A todos los talentos que pude ver y a los que no, gracias, porque sin ustedes, muchos no tendríamos como contar historias como las que me aventé en en toda la zaga acerca del music dance fest.
Ahora si, procedo a zurrar

  • Felix Da housecat, osea, cancelar de último momento no es lo de hoy, lo mismo va para Guy Gerber
  • Los malditos Sanirent, odio los sanitarios portátiles
  • Andy Moor y Seb Fontaine por no dar completamente lo que saben hacer
  • Las pinches viejas que nada más van a “lucir” pero a que la chingada, no saben ni a quien estaban viendo, en resumidas cuentas “los posers”
  • Los gueyes que se meten madre y media, para “gozar”, a los que vamos solamente por la música, nos meten en pedos
  • El chofer del autobus, que se perdió por Santa Fé, cuando bien podía haber seguido el anuncio que decía claramente “SALIDA PARQUE ALAMEDA PONIENTE”
  • Mi misma, si, yo solita me zurré. ¡Se me fue el manager de Danny Tenaglia y lo tenía en mis manos”
  • No haber visto a Second Sun completo
Ya que estoy aquí, a aunque yo no estaba cuando esto ocurrió. Sandy, que estaba en el escenario rojo, mientras yo estaba en el azul, estaba dándole lata a Stevie Porter que no la pelaba por estar hablando con Natasha: la esposa de Paul van Dyk, pa que se tomara la bonita foto del recuerdo.

Pero el cartel que era para Stevie lo vio PVD, y que se baja a hablar con ella, después de las fiestas de este, y el año pasado la reconoció. La pinche Sandra estaba tan nerviosa que apenas y podía mantener la cámara, así que Paul se tomó a él y a Sandy una foto. Esta, no podía quedarmela, pues yo por cambiar de escenario, aunque no me arrepiento, me perdí nuevamente ya no la foto, si no un autógrafo de Paul van Dyk. Esta podría denominarla la zurradera mayor, pero no, esa es la del manager de Danny Tenaglia, no sé como clasificar esta, bonita anecdota, que ni siquiera es propia.

Estoy muy contenta por Sandy, pero también me encabrona. Buaaaaaaaa, da igual, de todas maneras ahí les va la foto, por si no me la creyeron. Sandy, si lees esto, creo que este será tu mejor regalo de cumpleaños. Porque les recuerdo, Sandy cumplió 21 el 11 de Marzo, pero esta fue la celebración oficial.


Como lo dije en el post de Danny Tenaglia, lo importante de todo esto es la música, lo que te hace sentir, y los sueños que se cumplen o se rompen a través de ella. La manera en que libera todas las presiones por medio de la catarsis que es bailar, gritar y hacer todo lo que te impiden las tarugadas de roles sociales. Y si, al final de todo, me atrevería a decir que hasta de la vida misma, al menos para mi, la música es la respueta. Y nada más por eso, este post acerca del primer festival al que ve el cuarteto de la muerte. Es….

Music is the answer de Danny Tenaglia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *