Se terminó el momento

Pos si, la neta, aunque normalmente me niegue a aceptarlo, hay que terminar ciclos, los momentos se van acumulando y formando historias, que tal vez se cuenten o se queden en la intimidad de la memoria, personal o de una pareja. Y ahora es uno de esos momentos, que la neta, no sé como chingada madre tomar. Confesar que tener una relación, cierta estabilidad (que eso de estabilidad es muy extraño en mi vida), me hacía sentir muy segura.

Pero, el pedo es que el tiempo avanza, los intereses cambian, y hay ciertos momentos en que las cosas se pueden poner difíciles, si no se detienen a tiempo. Seis meses exactos sin matarnos, increíblemente lo logramos. Pero un séptimo no creo haber permanecido con mis instintos homicidas en paz.

A pesar de todo, tengo muchas cosas que agradecerte, grandes momentos de pendejadas, de risa, de cariño y otras cosas… Gracias de verdad, y si, el momento ha terminado.

Y nada más por eso… como te lo dije alguna vez, la rola que ilustraba a la perfección nuestra relación se llama así Momento de Bebel Gilberto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *