Él, está malito

Últimamente, el amor de mi vida, osea Darren, el ordenador mamón ha andado muy extraño, de repente como que le pesa hasta abrir una rola, o que ya no le parecía interesante leer los mil y un blogs por los que suelo andar de metiche todos los días.

Ayer, el cabrón hijo de la chingada, me metió el susto de mi vida: simplemente dejó de funcionar. Ya ni siquiera iniciaba Windows, su matasanos llegó a la conclusión de que la fuente ya está en las últimas. ¡Me lleva la chingada!, bueno, por lo menos no fue nada grave y mi monstruo favorito estará chingandome en los próximos días tal como lo ha hecho desde hace tres años.

Yo ya estaba llorando, despertando a mis amigos por teléfono, y a punto de entrar en un shock nervioso, pero él volvió, como siempre lo ha hecho. Aún no tiene su fuente nueva, pero por algún extraño motivo, sigue funcionando… ¿Ahh porque diablos no fue humano?

En honor a la ñoñez y casi fetichismo que tengo con este cabrón, al que llamó ordenador, ahí les va una rola, del guey por el que Darren se llama Darren I miss you de Darren Hayes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *